domingo, 27 de noviembre de 2011

'Rebecca' de Daphne du Maurier


Buscando libros de misterio e intriga, descubrí un buen día Rebecca de Daphne du Maurier. Fue un gran hallazgo porque tras leerlo puedo decir que cumplió mis expectativas.

Desde un principio nos encontramos con un relato muy bien escrito, uno tiene la sensación que las frases fluyen solas y que no es un estilo recargado ni con una redacción rocambolesca. Esa fluidez se ve recompensada con una trama bien hilvanada. El lector va penetrando lentamente en la historia y el misterio que envuelve Manderley se va rebelando poco a poco. Pese a que en algún tramo puede ser todo un poco predecible, la autora se reserva una sorpresa final inesperada.

Los personajes tienen un peso destacado en la historia. La autora se ocupa de dotarles a todos ellos de una personalidad propia cada uno con características únicas y carácteres muy diferentes, pero a la vez muy típicos para el rol que ocupan en la narración. Por ejemplo, tenemos a la señora Van Hooper. Ésta es la típica persona rica, cerca de la cincuentena y que acostumbrada al lujo ha aprendido a despreciar a las personas y a vivir en una burbuja ajena a lo que ocurre a su alrededor. Egoísta, presumida y déspota a pequeña escala hace que no se despierten muchas simpatías hacia su persona.
El personaje de la señora Van Hooper y el de la señora Danvers, el ama de casa de Manderley, son dos de los personajes femeninos con un carácter más fuerte que condicionan la vida de la joven protagonista del relato. La señora Danvers es una mujer de unos 50 años que habita en Manderley. Con un carácter firme y regio lleva el mando de la mansión desde que la señora falleció. Es uno de los personajes más fuertes del relato y mientras leía no podía dejar de imaginarme a la ayudante de cámara, O'Brien de la serie Downton Abbey. Una persona oscura, seria, cruel, déspota y malvada, me atrevería a decir a raíz de la amargura que la embarga.
Otro personaje primordial es el de Maxim de Winter, el propietario de Manderley. Un hombre amargado y triste, muy introvertido y reflexivo que languidece día a día tras la muerte de su esposa. No obstante, un hombre de acción, capaz de tomar las riendas cuando la situación lo requiere. Por supuesto, no hay que olvidar el fantasma de la difunta esposa, Rebecca. A pesar de que haya fallecido, está en boca de todos. Todos nos muestran aspectos de ella, cada uno desde su punto de vista. Y por último y no menos importante, cabe destacar a la protagonista. Una joven tímida y apocada, que ve como su mundo da un giro de 360º  en cuanto se casa. Su carácter no será de gran ayuda en su nueva situación y en algún momento llevará al lector al borde del ataque de nervios ante su indecisión. A pesar de ello, uno de los atractivos de este personaje es cuando la autora consigue meternos de lleno en los pensamientos de la joven cuando en diferentes partes de la novela nos introduce fragmentos en primera persona, monólogos interiores de la joven que nos ayudan a comprenderla mejor y a darnos cuenta que nosotros muchas veces también actuamos así. Más personajes también los hay e interesantes, pero para no extenderme más os animo a que leáis la novela.

La historia de Rebecca arranca en Montecarlo, en el sur de Francia. Allí, encontramos a la protagonista del relato, una joven tímida de 21 años que trabaja como señorita de compañía para la prepotente señora Van Hopper. Durante su estancia en el país coinciden en el hotel con el señor Maxim de Winter, el propietario de una de las mansiones más famosas y reconocidas de Inglaterra, Manderley. El señor de Winter es viudo desde hace un año cuando su adorada esposa, Rebecca, murió ahogada en una noche que salió a navegar con mala mar. Maxim y la jovencita se enamoran y rápidamente se casan a pesar de pertenecer a clases sociales diferentes. Todo marcha bien hasta que se trasladan a vivir al hogar de él, el famoso Manderley. La propiedad es enorme y majestuosa, rodeada de frondosos bosques y valles y coronada en la parte trasera por una escabrosa mar. La jovencita nada más llegar se sentirá fuera de lugar y tendrá la sensación que allí no se la quiere. Todo el personal de la casa y la vecindad siguen recordando a la difunta esposa y todos ellos la han colocado en un pedestal. Especialmente, la señora Danvers, el ama de llaves. Ésta es una mujer fría que no está dispuesta a permitir que nada ni nadie borre la memoria de su señora, con lo que se dedicará a hacer la vida imposible a la nueva esposa. La joven sólo contará con unos pocos aliados para poder sobrevivir en Manderley con el fantasma de la desaparecida Rebecca y el misterio que envuelve a su repentina muerte. 

Daphne du Maurier
Rebecca fue publicada en 1938 por la escritora inglesa Daphne du Maurier y el libro fue llevado al cine por Alfred Hithcock dos años después con Laurence Olivier y Joan Fontaine como protagonistas. La película es un fiel reflejo del libro, el autor de Psicosis se tomó muy pocas licencias respecto al libro original, con lo que hacer un visionado del film puede ser un buen ejercicio para poner en imágenes lo que se ha leído. Hithcoch  se convirtió en un admirador de los libros de esta autora y otra de las obras que se encargó de llevar a la gran pantalla fue la archiconocida Los pájaros

Personalmente es uno de los libros más interesantes que he leído últimamente. Así que espero que alguien se anime a leerlo. ;o)








lunes, 25 de abril de 2011

Dirty sexy money


El dinero puede hacer tus sueños realidad. El dinero es poderoso. El dinero te hace importante. El dinero te da un nombre. El dinero es sexy. Pero también es mezquino, egoísta, rastrero y sucio. Y si no que se lo digan a los protagonistas de la serie Dirty sexy money.

Estamos ante una de las series más divertidas, ingeniosas, satíricas y mordaces de los últimos años. Como si se tratara de resucitar a los clásicos Dinastía o Falcon Crest, Dirty sexy money nos sitúa en el epicentro de una de las familias más adineradas de Manhattan y allí somos testigos de los tejemanejes, de las intrigas y artimañas que son capaces de tramar estos ricos de última generación con tal de mantener el status quo y evitar  futuros escándalos, especialmente por parte del patriarca, un excelente Donald Sutherland.

La trama arranca con la llegada de Nick George a la acaudalada familia Darling. George acepta convertirse en el abogado de la familia y con ello tener que lidiar con todas las excentricidades y problemas legales que pueda ocasionar todo el clan Darling. El padre de Nick, anterior abogado de la familia Darling, acaba de morir en extrañas circumstancias y Nick cree que aceptando este puesto podrá resolver el misterio que rodea a la muerte de su padre. Lo que ignora es que, en realidad, los Darling lo atraparán en sus redes, con sus tretas, su carisma y porque no, su encanto. ¿Será capaz Nick de lidiar y compaginar su anterior vida con todo el glamour y fascinación que le causan los Darling a la vez que resolver el asesinato de su padre?

Dirty sexy money fue ideada por los estudios ABC en 2007. Sólo consta de dos temporadas, en total 23 episodios. La primera temporada tiene sólo 10 capítulos, pues se vio perjudicada por la huelga de guionistas que afectó ese mismo año a toda la producción norteamericana. A finales de 2008, ante la sorpresa de muchos, la serie fue cancelada por la cadena. Con lo cual la mayoría de tramas quedan abiertas y sin resolver. Entonces, ¿por qué ver una serie de la que se sabe que no va a tener un final cerrado? Pues en primer lugar, por el buen trabajo de los guionistas, por las tramas, la ironía y sutileza con la que saben encarar cada situación. También por la agilidad que desplega y porque parece reírse en muchas ocasiones del mismo género al que se consagra. Además tal y como está ideada y presentada, hace que el espectador quede enganchado y sólo quiera saber más y más de esta familia. ¿Qué secretos guardan? ¿Quién es quién? ¿Quién es el asesino?
Y por otro lado, no olvidar los personajes y el trabajo de los excelentes actores, claves para que el espectador se sienta fascinado y atrapado por las vivencias de cada uno. Por descontado, hay un amplio abanico de personajes por los que sentir predilección. Sinceramente, no sabría con cuál quedarme. Así que aquí va un pequeño resumen de quién es quién en Dirty sexy money.

Nick George (Pete Krause). Abogado idealista, generoso y bondadoso. Felizmente casado y con una hija. Su infancia fue difícil, siempre a la sombra de los Darling. Se crió junto con los niños Darling, pues su padre ejercía como abogado de la familia. Reniega de los todopoderosos, pero acepta entrar a formar parte de la nómina del patriarca Darling a cambio de una sustanciosa cantidad de dinero con la que financiar obras benéficas y con la promesa de descubrir quién asesinó a su padre.

Lisa George (Zoe McLellan). Esposa de Nick. En sus varios años de matrimonio han conseguido crear un pequeño hogar y ser felices. Su sueño consiste en llevar su propia galería de arte, pero parece que la irrupción de los Darling provocará un gran torbellino en su apacible vida.

Patrick 'Trip' Darling III (Donald Sutherland). Es el patriarca de la familia. Poseedor de una de las fortunas más importantes de Nueva York, debe lidiar con una excéntrica familia a la vez que velar porque sus intereses económicos no se vean afectados por sus enemigos. Confía ciegamente en Nick George y ve en él algo más que un abogado leal, a un hijo.
Letitia 'Tish' Darling (Jill Clayburgh). Es la esposa de Trip. Es una de las mujeres con más saber estar, respetuosa y comedida. Ama por encima de todo a sus hijos, con lo que comprenderá y tolerará mejor los comportamientos de sus retoños. No obstante, no es perfecta y lleva consigo un oscuro secreto. 

Patrick Darling IV (William Baldwin). Es el mayor de los hijos. Mantiene una tensa relación con su padre, quién por encima de todo desea que su hijo se convierta en el nuevo senador y así los Darling tengan un puesto en la política. Felizmente casado desde hace años, tiene otro oscuro secreto, su amor adúltero por Carmelita, una prostitua travesti.

Karen Darling (Natalie Zea). Una de las hijas. Es la más inteligente, ambiciosa y pasional. Colecciona maridos como prendas de vestir pueblan su armario. Lleva tres fracasos matrimoniales, pero nunca ha podido olvidar a su amor de infancia, Nick George, al que sueña recuperar algún día.

Brian Darling (Glenn Fitzgerald). Como no encontraba su lugar en el mundo, el tercero de los hijos decidió convertise en reverendo. Casado con una china y con dos hijas, el alzacuellos no fue impedimento para que mantuviera una relación extramatrimonial de la que salió su único hijo varón. Los problemas de fe y de identidad no pararán de asaltarlo a lo largo de la serie.


Los gemelos Jeremy Darling (Seth Gabel) y Juliet Darling (Samaire Armstrong). Son los pequeños del clan Darling y como tal han crecido siempre entre algodones y protegidos por todos. Son consentidos, mimados y muy muy derrochadores. Su día a día se basa en gastar y gastar el dinero de papá y disfrutar de los placeres de la vida (sexo, drogas, alcohol y compras).



Simon Elder (Blair Underwood). Es un nuevo rico que ha llegado a la ciudad de los rascacielos. Ambicioso como el que más, trae un nuevo biocombustible a la ciudad con el que amenaza con postularse como el más rico. Claramente enemistado con Trip Darling hará lo que sea necesario en su ambiciosa carrera.




Nola Lyons (Lucy Liu). Fiscal del distrito fría y calculadora.  Mujer dura e implacable, llevará la acusación de los Darling hasta límites insospechados, pues hay un secreto que la obliga a ello. Aunque por el camino caerá en los brazos de Jeremy Darling. 






¿Os animáis a darle una oportunidad?