jueves, 15 de mayo de 2014

Cine clásico (IV): Gigi


 
Título original: Gigi
Director: Vincente Minnelli
Intérpretes: Leslie Caron, Maurice Chevalier, Louis Jourdan, Hermione Gingold

 
Creo que Gigi va a ser la película que más me va a gustar de este ciclo de cine clásico que nos propusimos hace ya unos meses. Seguramente porque el género musical es uno de mis predilectos, no lo voy a negar. Pero esta película tiene todos esos ingredientes de largometrajes de antaño de los que guardo muy buen recuerdo como El mago de Oz, Sonrisas y lágrimas, Mary Poppins o Siete novias para siete hermanos.


Gigi es una comedia musical simpática y entrañable que consiguió encandilar al público y a los profesionales de la época. Se llevó 9 Oscars, entre ellos el de mejor película, director, fotografía, guión original, vestuario o canción original. Toda una sorpresa para todos, ya que la película había costado sudor y lágrimas llevarla a la pantalla grande. Durante dos años el productor estuvo batallando con los responsables del código Hays para intentar demostrarles que la película no estaba a favor de las cortesanas.

En realidad, la historia de Gigi nos lleva al París de 1900. Allí, la gente de bien disfruta de la vida paseando por las calles más románticas y asistiendo a ´los espectáculos que estrenan los locales más de moda de la época. Gastón es uno de esos jóvenes adinerados que disfruta de los lujos, pero su vida es tan frívola que a menudo se le hace aburrida. Únicamente es en compañía de madame Álvarez y de la jovencita Gigi, cuando Gastón es realmente feliz. Lo que el joven ignora es que la encantadora y pizpireta Gigi se está preparando para convertirse en una cortesana gracias a la ayuda de su abuela y de su tía.


Gigi, antes que un largometraje, fue un musical que se estuvo representando durante más de 200 funciones en Broadway, protagonizado por una entonces desconocida Audrey Hepburn. Iba a ser la misma Hepburn la que protagonizase la adaptación al cine, pero su agenda apretada lo hizo imposible. Así fue como se pensó en Leslie Caron, una elección que considero la más acertada Aunque la actriz contaba con 27 años cuando se rodó la película, consiguió convencernos a todos que podía ser una joven en la etapa de transición de niña a mujer. Gracias a un rostro angelical que encandila y roba planos en cuanto aparece en escena y también gracias a su expresividad, simpatía, gran belleza y dulzura. Para mí es uno de los mejores personajes de la historia.


Su partenaire fue el actor Louis Jourdan, quién encarna bastante bien a un tipo desganado y hastiado de la vida.  Pero, sin ninguna duda, el veterano actor Maurice Chevalier es el que realiza otra interpretación de diez. Es un hombre ya mayor con un espíritu joven que el paso del tiempo no ha conseguido arrebatarle. Continúa siendo el caradura que era años atrás, pero sigue seduciendo a las mujeres con su carisma. Sus números musicales son los más famosos de la película.


Los personajes de la abuela y de la tía de Gigi que se encargan de su educación son de lo más variopinto. A pesar de que Gigi tiene una madre, ésta no se ve en toda la película, la abuela lo justifica diciendo que está demasiado ocupada con su carrera para poder hacerse cargo de la educación de una jovencita. La familia no es pobre, pero tampoco tiene una posición muy acomodada. La abuela es una señora respetable y bien educada, que intenta educar a la pequeña de forma estricta aunque de vez deje ver su vena más tierna. La tía es una antigua cortesana que ve en los hombres una fuente de riqueza, de estabilidad y una forma de escalar posiciones en esta vida. Cree que Gigi es un diamante en bruto y confía que sus consejos y enseñanzas podrán llevar a la pequeña a una posición mucho mejor que las de ellas. Mujeres opuestas, con formas de entender la vida diferentes, pero que se completan mutuamente.


La película se llevó a cabo gracias a la perseverancia del productor Arthur Freed y al buen hacer del director Vincente Minnelli, más conocido por ser el padre de la actriz Liza Minnelli.

Para mí lo mejor de la película es la fotografía y la decoración. Se fueron a rodar a la capital francesa y aunque a menudo parece un París fantasioso de cartón piedra, no deja de tener su encanto. Me gustó mucho la cantidad de luz y el gran colorido que desprenden los planos exteriores. Para la escena en la que pasean por el Bois de Boulogne de París necesitaron más de 150 trajes de época. Parece ser que fue una tarea ardua encontrar el vestuario, pero creo que por esos breves momentos ya merece la pena todo el esfuerzo.

Además, estuvieron rodando en locales emblemáticos como el Maxim's. Un rodaje también complicado porque el popular local es conocido por la cantidad de espejos que lo rodean. Intentar que las cámaras no se vieran también fue toda una prueba de ingenio.



En definitiva, una buena película para pasar un rato agradable. Espero que os animéis a verla y me comentéis si os ha gustado tanto como a mi.
 

Sabías que…
 
-         El día después que la película ganara 9 Oscars, los teleoperadores de la Metro Goldwyn Mayer fueron instruidos para que cuando contestaran al teléfono lo hicieran diciendo: "Hello, M-Gigi-M", en lugar del tradicional: "Hello, MGM".
-         Tenía el récord de ser la película con el título más corto en llevarse el Oscar a mejor largometraje. Años después, Argo la igualaría.
-          El gato que aparece en la película reaccionaba violentamente siempre que veía a la actriz protagonista. El director estaba convencido que ése era el único gato posible, así que tuvieron que drogarlo fuertemente siempre que tocaba rodar.  

-     Los tres actores protagonistas eran de origen francés al igual que sus personajes, pero ninguno de ellos tenía acento francés. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario