lunes, 26 de mayo de 2014

Cine clásico (V): La cuadrilla de los once



Título original: Ocean's eleven
Año: 1960
Director: Lewis Milestone
Intérpretes: Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford, Angie Dickinson.

Danny Ocean, un ex militar de la brigada de paracaidistas de la Segunda Guerra Mundial, convoca a sus diez antiguos compañeros de armas en Las Vegas con el objetivo de robar los cinco casinos más importantes de la ciudad del juego. Ayudados por un gángster local, su idea es aprovechar todo el alboroto que se produce en Nochebuena para atracar los casinos tranquilamente y llevarse las mayores recaudaciones del año. El plan está perfectamente pensado, nada puede salir mal, ¿o sí?
 
 
El argumento de La cuadrilla de los once seguramente os resultará bastante familiar. Yo ya había visto Ocean's eleven, el remake de esta película que se hizo en 2001 y tenía muchísimas ganas de ver cómo era la original en la que se habían basado Steven Soderbergh, Georgle Clooney, Brad Pitt y compañía. Aunque las comparaciones son odiosas y no se debería comparar una película con otra porque el mundo del celuloide ha cambiado mucho en 40 años, no puedo evitarlo. Tenía muchas ganas que llegara este mes para ver la cinta de Frank Sinatra y la decepción ha sido mayúscula.
 
La cuadrilla de los once es una película muy lenta, repetitiva y tediosa. Raro cuando estamos ante una historia de robos, ¿no?. Se toman su tiempo para presentar a TODOS los personajes, uno a uno en diferentes escenarios con situaciones personales bien distintas, para poco a poco conducirnos hasta Las Vegas, lugar donde van a coincidir todos. No es para nada una presentación ágil y dinámica, ni mucho menos atractiva. Un inicio demasiado largo, en mi opinión.
Cuando digo que la historia es repetitiva me refiero a que se repiten los mismos planos una y otra vez. Algunos ejemplos... Para robar los casinos, los miembros del grupo necesitan marcar una puerta en cada casino. El director se encarga de mostrarnos en imágenes cómo marcan la primera, cómo marcan la segunda, cómo marcan la tercera, ... Hay una cuenta atrás, pues hagamos la cuenta atrás del primer casino, del segundo, del tercero, ... y así con todo.
 
La historia tiene mucho potencial, pero creo que no se supo explotar en la gran pantalla. El glamour que tienen los casinos brilla por su ausencia y el giro final que le dan a la historia con su toque irónico carece de la garra y el efectismo necesario. Prácticamente ninguno de los interesados en el robo del casino tiene una motivación o un interés real, que haga fidedigno el golpe. En este sentido, era mucho más interesante el punto de partida de Ocean's eleven, con la relación de respeto-odio entre el carismático ladrón y el propietario del casino.
 
Se dice que La cuadrilla de los once fue pensada para el lucimiento de sus actores. Una historia que permitiese inte- ractuar a los diferen- tes miembros del Rat Pack y arrastrase a todos sus fans al cine. Si se miran los números recaudados, su plan funcionó a las mil maravillas. Frank Sinatra y compañía estaban de moda en aquella época y el público veía cualquier cosa de ellos. Pero visto hoy en día, no creo que este grupo de actores hiciera un trabajo tan espectacular. Frank Sinatra ha realizado mejores trabajos para la gran pantalla  y únicamente salvaría a Dean Martin y Sammy Davis Jr. que parecían ser de los pocos que realmente disfrutaron y ponían todo de su parte. De las actrices ya ni hablemos, su papel es meramente anecdótico.
 
 
Más que un trabajo, la película era como una reunión de amigos, con cameos y colaboraciones de conocidos y con gran parte de los diálogos improvisados. ¿Esto ayudó al guión? Yo creo que no. Como tampoco ayudaron, el uso frecuente de las famosas "cortinillas de transición" entre escenas. Supongo que lo querrían utilizar como un elemento dinamizador y una forma de cambiar de escenarios manteniendo una continuidad, pero visto con nuestros ojos hoy en día es ridículo.
 
Otro aspecto que quería comentar, eso sí ajeno a la película original, es el del doblaje en español. En la versión original, uno de los personajes tiene un acento ruso tan fuerte que los técnicos de sonido se vieron obligados a ralentizar algunas palabras en el montaje de sonido para que se le pudiera entender. En la versión doblada, ¡¡el personaje ni siquiera tiene acento ruso!! Qué menos que molestarse en ser un poco fieles a la idea original, ¿no?
 
Siempre se dice que la mayoría de veces es mejor el libro que la adaptación cinematográfica y también que es mejor la primera película que se hizo que un remake copiado plano a plano. En esta ocasión, me posiciono en el otro bando. La película de George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon y Andy Garcia era muy entretenida y ágil. Había muchísima complicidad entre todos los actores y se transmitía la sensación que el grupo se lo estuvo pasando bien durante el rodaje. Eso sí, sin olvidar un buen guión lleno de ingenio y picardía, combinado con espectacularidad. ¿Es posible que la nueva versión me guste más porque es contemporánea, con los recursos que nos permiten las nuevas tecnologías y unos actores que me son familiares porque crecí viéndolos? Es muy posible, no lo discuto. Pero La cuadrilla de los once se me hizo eterna y soporífera. Y una buena película, tendría que ser ajena a tiempos, recursos o intérpretes.
 
 Y vosotr@s, ¿qué opináis?
 
Sabías que…
 
- El escritor Jack Golden Russell era un simple dependiente en una gasolinera que ofreció a Sinatra su guión mientras el cantante rellenaba el depósito.

- La mayoría de las escenas se rodaron de noche o a primera hora de la mañana, ya que la mayoría del reparto tenía diferentes espectáculos en Las Vegas y con esos horarios era la única forma de cuadrar agendas.

- Al actor afroamericano Sammy Davis Jr. no se le permitía entrar a los principales casinos por su color de piel. Frank Sinatra se enfrentó a varios propietarios de casinos y consiguió romper la barrera de color que existía en Las Vegas.

 - Shirley MacLaine hizo un breve cameo que fue pagado por la productora con el regalo de un coche.

- En la versión alemana, el personaje de Frank Sinatra (Danny Ocean) pasó a llamarse Frankie Ocean, para que el público lo relacionara más fácilmente con el cantante.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario