jueves, 25 de septiembre de 2014

{A to Z survey} Ronda de preguntas!

Hoy traigo algo diferente, algo que me gusta mucho:  los cuestionarios. Llamadme rara si queréis, pero desde siempre que me ha motivado mucho hacer listas, tests, contestar preguntas... En esta ocasión, se trata de responder una serie de preguntas formuladas siguiendo el orden alfabético y relacionadas con la literatura. La idea no es mía, surgió originariamente en el blog de Jamie, The Perpetual Page-Turner y yo lo vi en el cuestionario que completó Anna del blog Cajón de los girasoles. Me pareció muy curiosa la iniciativa y he decidido aportar mi granito de arena. Para ello, he cogido tal cuál las preguntas originales y la traducción que hicieron en algunos blogs. Espero que no se molesten por mi osadía. ^_^
 
Sin más dilación, aquí tenéis mis respuestas.
 
 
Author you’ve read the most books from
(Autor del que has leído más libros)
 
Claramente Jane Austen. Después de un rápido vistazo a mi biblioteca, Austen es la autora de la que tengo más libros.

Best Sequel Ever
(Mejor secuela)
 
Sin lugar a dudas Lestat, el vampiro de Anne Rice. Es una secuela que supera con creces a Entrevista con el vampiro. Eso sí, las siguientes novelas de esa saga van decayendo a medida que avanzan. Aún no entiendo cómo no se han atrevido a adaptarla al cine y sí hicieron esa película tan mala del tercer libro, La reina de los condenados.

Currently Reading
(Libro que estás leyendo ahora mismo)
 
Wicked, de Gregory Maguire
 
Drink of Choice While Reading
(Bebida que sueles escoger para leer)
 
No suelo beber mientras leo, pero si lo hago es agua. 
 
E-reader or Physical Book?
(¿Libro electrónico o libro físico?)
 
Absolutamente siempre libro físico. Me encanta tener un libro en mis manos, poder pasar páginas y su olor. No creo que nunca me comprara un libro electrónico, sólo lo veo práctico para los estudiantes, para no tener que llevar tantos manuales y diccionarios a cuestas.
 
Fictional Character You Probably
Would Have Actually Dated In High School
(Personaje ficticio con el que probablemente hubieras salido en el instituto)
 
Con Laurie de Mujercitas. Me encantaba este personaje y no fue hasta muchos años más tarde cuando empecé a entender porqué Jo lo había rechazado.


Glad You Gave This Book a Chance
(Te alegras de haberle dado una oportunidad a este libro)
 
Ahora mismo me alegro mucho de haberle dado una oportunidad a La edad de la inocencia. No me convencía mucho el argumento, pero una vez empecé quedé fascinada con el estilo de su escritora.

Hidden Gem Book
(Joya escondida)
 
Un lugar llamado libertad, de Ken Follet. No es una de sus novelas más conocidas, pero con este libro fue con el que lo descubrí. La historia está genial, se ambienta en las minas de Escocia, para trasladarnos a Londres y luego a América del Norte. Una historia de persecución a través de los años.

Important Moment in your Reading Life
(Momento importante en tu vida como lector)

Diría que fue cuando leí mi primera novela para adultos, yo debía tener unos doce años. A partir de ese momento dejé todos los cuentos y libros cortitos que corrían por casa y descubrí todo un mundo de personajes, historias, temáticas, estilos con historias mucho más amplias, desarrolladas, interesantes...

Just Finished
(Recién terminado)

 
La edad de la inocencia, de Edith Wharton

Kind of Books You Won't Read
(Tipo de libro que no leerás)
 
Todo aquél que esté relacionado con la ciencia ficción pura y dura, del estilo de Asimov. Hace años le di una oportunidad al género y salí bastante asqueada con tanta explicación científica. Así que muy loca tendría que estar para volver a repetir. La ciencia ficción la dejo para el cine.

Longest Book You've Read
(Libro más largo que has leído)

Buf, esta pregunta está complicada ya que suelo leer libros bastante gorditos... El más gordo de todos es Lo que el viento se llevó de Margaret Mitchell con 1050 páginas y le sigue Nueva York de Edward Rutherford con 950.

Major Book Hangover Because of
(Mayor resaca literaria por culpa de)
 
Uno de los libros que más me ha gustado fue El jinete de bronce y su continuación. También son un poco gorditos y recuerdo haberme pasado horas y horas después de leerlos pensando en su historia y circunstancias.

Number of Bookcases You Own
(Número de estanterías que tienes)
 
Tengo dos grandes y dos pequeñas. Una de las habitaciones se dedicó a los hobbies y dos de sus paredes están cubiertas con una librería esquinera. Por ahora hay espacio suficiente, pero no descarto en un futuro tener que ir pensando en poner los libros a doble fondo...

One Book You've Read Multiple Times
(Un libro que has leído muchas veces)

No suelo releer lo que ya he leído porque con todo lo que tengo acumulado, no vale la pena retrasarme más. Cuando era peque sí que leía y releía mis cuentos infantiles y pensándolo un poco uno de los libros que he leído un par de veces es Lo que el viento se llevó. El más largo que tengo. :)

Preferred Place to Read
(Lugar preferido para leer)

 
Tengo dos sitios especiales: la butaca o la cama.

Quote that Inspires You/Gives You All the Feels
from a Book You've Read
(Cita que te inspira/te emociona de un libro que has leído)

No soy mucho de quedarme con citas... Pero hace muchos años se me quedó grabada esta frase: "El periodismo es literatura hecha con prisas". No recuerdo de qué libro era, pero creo que tiene toda la razón del mundo.

Reading Regret
(Lectura de la que te arrepientes)

 
Me arrepiento muchísimo de haber leído el cómic Ghost world. Me aburrí muchísimo y no me gustó nada el dibujo. Por supuesto, no me quedaron ni ganas de probar con la película.

Series You Started and Need to Finish
(Saga que empezaste y necesitas terminar)
 
Hay dos sagas que me gustaría acabar... La primera la de El nombre del viento de Patrick Rothfuss y la segunda, la saga de Ana de las tejas verdes de L.M. Montgomery. Parece que la cosa va para largo en ambos casos...

Three of your All-Time Favourite Books
(Tres de tus libros preferidos de todos los tiempos)

Bueno, esto está complicado... Si hay que escoger tres digo: Mujercitas de L. M. Alcott, Lo que el viento se llevó de Margaret Mitchell y Melody de V. C. Andrews (éste último forma parte de una tetralogía).

Unapologetic Fangirl For:
(Fangirl orgullosa y sin arrepentimiento de)

Jajaja, debo confesarlo. Debo ser una fangirl orgullosa de la saga Crepúsculo. Sin comentarios.

Very Excited for This Release More Than All the Others
(Lanzamiento por el que estás más emocionado)

Ahora mismo lo que espero que salga es el tercero de la saga El nombre del viento. Aunque aún se desconoce cuándo lo publicarán es lo que más ganas tengo que llegue a las librerías. Los demás libros que se lancen mientras espero, serán sorpresas que me vaya encontrando.
 
Worst Bookish Habit
(Peor hábito como lector)

No sé si cuenta, pero sería el de comprarme más libros al año de los que suelo leer. Así tengo la acumulación que tengo... Pero no puedo resistir comprarme un libro que me guste. Eso sí, ya sé que haré el día que me jubile: leer, leer y leer todo lo que aún siga pendiente XDD

X Marks the Spot: Start at the Top Left of Your Shelf and Pick the 27th Book
(La X marca el lugar:
escoge el vigésimo séptimo libro de tu estantería empezando por arriba a la izquierda)

El afortunado es Chocolat de Joanne Harris.

Your Latest Book Purchase
(Tu última compra)

 
La tienda de antigüedades de Charles Dickens. Me llamó la atención la portada y el argumento promete: una huérfana y su abuelo inician un periplo por Inglaterra mientras huyen de un malvado usurero.

ZZZ-snacher Book: last book that kept you up WAY late
(El último libro que te mantuvo despierto hasta tarde)
 
Pues ninguno. Por mucho que me interese un libro y por mucho que quiera acabarlo si se me hace tarde más allá de las 10 de la noche ya no puedo seguir pues me arriesgo al día siguiente a tener una tremenda migraña. Es mi maldición, leer de noche es igual a dolor de cabeza.


Bueno, y esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado y no os hayáis aburrido demasiado. Y si os animáis, espero leer pronto vuestro cuestionario :)

martes, 23 de septiembre de 2014

Las series del verano

Estamos ya en septiembre, para mí uno de los mejores meses del año porque significa una vuelta a la rutina y empezar a despedirse del calor que nos ha acompañado en los últimos meses y que tan poco me gusta. Siempre me ha dado la impresión de que septiembre es el inicio de un nuevo año, (será por aquello de que empezaba el nuevo curso en el cole), y en la tele también lo deben entender así, porque es cuando llegan las novedades.
 
En breve estarán aquí las nuevas temporadas de las series que quedaron en pausa tras el parón veraniego y se estrenarán muchas otras que esperamos impacientes desde hace semanas. Pero antes de ponernos con las novedades quería echar la vista atrás y hacer un repaso de todas las series y miniseries que, por falta de tiempo, en casa reservamos para la época estival. Y ahora que hago un repaso, me doy cuenta que el verano ha cundido.

Ésta es la lista de lo que se vio por casa:
  • Cougar town. Una comedia protagonizada por Courteney Cox (la inolvidable Monica de Friends) que relata las aventuras y desventuras de una cuarentona recién divorciada con su pandilla. Lo mejor son todos los secundarios que acompañan a Cox y que constituyen un grupo de lo más variopinto: un hijo ya adolescente más maduro que ella; un ex marido de lo más garrulo; la amiga ama de casa borde hasta decir basta; su marido, un hispano de lo más atípico; el vecino buenorro y mujeriego y; una joven alocada que le pierde salir de marcha y los chicos. Me he reído de lo lindo a lo largo de sus 4 temporadas con esos personajes tan peculiares y sus ocurrencias. Muy divertida, altamente recomendable y lo mejor es que los capítulos son cortitos, con lo que se ve en un santiamén en cualquier ratito libre que se tenga.

  • Las brujas de East End. La serie arranca cuando dos hermanas descubren que son brujas y que su madre se lo ha estado ocultando desde que nacieron. Poco después, se unirá a ellas la tía, otra bruja que lleva años alejada por una disputa con su hermana. Ahora las dos brujas novatas tienen que potenciar sus poderes para, las cuatro juntas, poder hacer frente a los enemigos que las acechan en las sombras. Esta serie no está mal, es la típica serie blanca que se deja ver sin problemas. No es la serie de mi vida, pero entretiene y está bien hecha. A veces, me recordó bastante a otra serie de temática parecida, Embrujadas.
 
  • Awake. De esta serie lo que más me llamaba la atención era su argumento. El detective Michael Britten (Jason Issaacs) viaja en un coche con su mujer y su hijo adolescente cuando sufren un accidente de tráfico. Cuando despierta, lo hace en una realidad en el que su mujer ha muerto y su hijo ha sobrevivido, pero tras irse a dormir, al día siguiente despierta en otra realidad donde quién realmente ha muerto es su hijo y no su mujer. Y así día tras día. Britten cuenta con la ayuda de sendos psiquiatras, uno en cada mundo que intentarán hacerle ver cuál es el real y cuál el imaginario. ¿Es todo un sueño? ¿Sufre de esquizofrenia? ¿Existen los dos mundos? ¿No será que quién realmente murió fue el detective? Durante toda la serie me estuve preguntando todo esto, intentando descubrir la trama antes de que fuera evidente y el final (la serie sólo tuvo una temporada) no deja indiferente a nadie.

    · Threesome. Ni siquiera recuerdo cómo encontré esta serie, pero fue un gran descubrimiento. El estilo de la serie no deja lugar a dudas que es británica, pero huye del típico humor inglés para con un ritmo ágil y un planteamiento moderno presentarnos una serie muy divertida. La serie tiene su puntillo loco loco y te ríes un montón con el trío protagonista. La historia gira entorno a Alice, su novio Mitch y su mejor amigo y compañero de piso gay, Ritchie. Alice está a punto de cumplir 30 años y los 3 salen a celebrarlo a lo grande, antes de convertirse en unos treintañeros serios y responsables. Después de una noche loca, los tres despiertan en la misma cama y semanas después Alice descubre que está embarazada. ¿Podrán los tres dejar atrás sus vidas y asumir la responsabilidad? Y lo más importante, ¿quién es el padre del bebé?
     
  • Witchblade, la espada de la hechiceraÉsta debe ser la peor serie que he visto en mi vida. Aún hoy no sé por qué seguimos viéndola hasta el final, pero han sido dos temporadas de pura agonía. Eso sí, el final de la primera temporada apoteósico, increíble y surrealista. Supongo que por eso seguimos con la siguiente temporada, a ver qué se les ocurría. La sinopsis de la serie no pintaba mal: una detective de homicidios encuentra un brazalete que únicamente puede portar una mujer. Un brazalete que se convierte en diferentes armas y que tiene unos poderes ancestrales y una leyenda milenaria. Pero, este punto de partida fue a la deriva durante toda la serie, abriendo nuevos interrogantes que no se resolvían, sin dar ninguna evolución a sus personajes y sin aclarar nada. Los actores estaban sobreactuadísimos, la estética de la serie me recordaba a las series de los 90 cuando era una producción del 2001 y el ritmo de la serie era lentísimo con planos a cámara lenta que recordaban al estilo de Matrix pero con menos presupuesto. Una serie soporífera e insulsa que no recomiendo por nada del mundo a nadie.
  
    · La muerte llega a Pemberley. Como no he leído la novela y no sabía mucho de su argumento, me enfrenté a su visionado sin influencias. ¿Otra continuación de Orgullo y prejuicio? A ver cómo rizaban de nuevo el rizo. La verdad es que me resultó bastante entretenida, aunque a veces algo previsible. El misterio que se ocultaba tampoco era para tanto y me pareció que para desarrollar el argumento no eran necesarias las tres horas que le dieron. Eso sí, merece la pena verla por sus actores protagonistas, especialmente por Matthew Rhys y Anna Maxwell Martin que saben darle un nuevo enfoque a los Darcy y también destacar la interpretación de Matthew Goode en el papel de George Wickham.


¿Vosotros también aprovecháis el verano para poneros al día? ¿Habéis visto alguna de estas series? Contadme. 

sábado, 13 de septiembre de 2014

Entre 'Bricomanía' y 'Decogarden'

Este post hoy lo escribo desde mi recién inaugurado balcón. Y es que mi pequeño balcón, al que tanto cariño le tengo, ha sufrido un cambio de imagen radical. Vaya, que no parece ni el mismo. Aunque ha costado sudor y lágrimas, más sudor que lágrimas, me doy por satisfecha con el resultado final.
 
Desde pequeña tengo recuerdos de haber pasado tardes y tardes en el balcón, espiando la calle a través de los barrotes, jugando al aire libre o bañándome en la piscina que mis padres montaban cada año en la terraza. De mayor ya, siempre me ha encantado sentarme en un balcón con una mesa, un buen libro y disfrutar del aire fresquito mientras dejas que las horas pasen o por qué no, cenar a la fresca en verano cuando las noches en el interior se hacen bastante insoportables.
 
En mi piso nuevo, el balcón no acababa de ser santo de mi devoción (más bien parecía una habitación de hospital, tan blanco) y mi idea era más adelante, con más tiempo y dinero, darle un lavado de cara y hacerlo más acogedor.  Pero este mayo, se produjo un incidente que nos hizo decidirnos: se empezaron a caer las baldosas. Sí, tal y cómo lo leéis: las baldosas se despegaban de la pared. En lugar de recolocarlas, decidimos quitarlas todas y rediseñar el balcón.
 
Como os decía, una ardua tarea porque primero, hubo que arrancar las baldosas. Una vez fuera, descubrimos que detrás de las baldosas nos esperaban más sorpresas: agujeros de 10 cm de profundidad, desniveles, humedades y varias capas de pintura diferentes. Vaya, todo un señor chapuzas el que hizo el balcón de buenas a primeras. No os aburriré con los detalles y la de horas y horas que mi chico y yo le dedicamos a este balcón. Bricomanía y Decogarden hacen las cosas muy rápido y fácil, pero nosotros que no estamos muy puestos en la materia...


Resultado después de quitar las baldosas
 
Imagen del balcón inicialmente, con sus baldosas blancas
 



                                 
Resultado final
 
En fin, que después de tapar los agujeros, rascar todas las paredes y el techo para quitar restos de pintura y desniveles, después de intentar "limpiar" el polvo y suciedad que quedaba en la pared, después de una capa de imprimación y tres más de pintura, el resultado es para mí, espectacular. Cierto, no somos profesionales y hay cosas que se podrían haber mejorado o perfeccionado, pero después de tanto tiempo lo único que tenía ganas era de tener listo mi balcón para poder disfrutarlo en las últimas tardes de verano.
 
Os dejo con algunas fotos del conjunto y con el rinconcito que le hemos dejado a los gatos para que pasen ellos también su tarde oteando el horizonte.

 
 
¿Qué os parece cómo ha quedado? ¿Vosotros también tenéis un rinconcito especial en que os gusta pasar vuestro tiempo libre?
 
 
 
 

 
 

jueves, 4 de septiembre de 2014

Cine clásico (VIII): Luna nueva




Título original: Luna nueva
Año: 1940
Director: Howard Hawks 
Intérpretes: Cary Grant, Rosalind Russell y Ralph Bellamy



Dos de los protagonistas junto al director
en un momento del rodaje

Luna nueva surgió fruto de la casualidad. Howard Hawks había organizado una cena en su casa con varios amigos. En mitad de la velada, el ambiente se empezó a caldear mientras discutían sobre la importancia de los diálogos en las películas. El director era un acérrimo defensor de un buen diálogo, por encima de todos los artificios visuales que se les pudieran ocurrir. Para demostrarlo cogió el guión de Primera página, que casualmente corría por allí, y junto a una de sus invitadas empezaron a hacer una lectura/interpretación. Tanto gustó, que esa misma noche se decidió que se haría una nueva adaptación de esa historia. Para innovar un poco, Hawks decidió que uno de los papeles principales había que convertirlo en mujer. Y ya puestos a innovar, en esta película sería la primera vez que se presentarían planos y diálogos yuxtapuestos. El resultado fue una comedia muy ágil que giraba en torno a un triángulo amoroso ambientado en el mundo del periodismo. 
 
La protagonista de la historia es Hildi, una guapa, sofisticada e inteligente periodista que le comunica a su editor y ex marido que va a dejar su profesión para convertirse en la esposa de un tranquilo corredor de seguros. Su ex marido se muestra escéptico, pero cuando comprende que la cosa va en serio, hará todo lo que esté en su mano para no perder a su mejor periodista y si puede, recuperar a su esposa. Para ello, usará todos sus encantos y le ofrecerá cubrir una noticia tan tentadora que será imposible resistirse.
 
Estamos ante una comedia de enredo clásica, en la que hay un triángulo amoroso y en la que somos capaces de aventurar cómo va a acabar. Mucho lío, mucha confusión y malentendidos varios, especialmente para Hildi que deberá decidir si renuncia definitivamente a su profesión a cambio de una relación estable y rutinaria o si por el contrario, se dejará engatusar una vez más por su ex. La verdad es que no es una comedia donde lo más importante sea el amor, sino que el periodismo también se convierte en protagonista, cuando se nos presenta como una profesión estimulante, atractiva y adictiva hasta el punto de trastocarte tus planes. Aquí se recrea el periodismo de la vieja escuela: máquinas de escribir, gente pendiente del teléfono, hombres jugando a las cartas y fumando mientras esperan que surja la gran noticia; ese periodismo que obligaba a estar al pie del cañón, con gran camaradería con el resto de compañeros, pero con mucha competitividad y celo para ser el primero en tener la exclusiva. Una imagen muy romántica y fascinante sobre el periodismo.
 
El mayor éxito de esta película reside en lo bien escogido que estuvo el casting: Cary Grant, Rosalind Russell y Ralph Bellamy.
 
 
Cary Grant se mete en la piel de un editor frío, calculador y exigente. Gracias a su imponente físico dota al personaje de ese carisma, elegancia y temple que lo hacen tan atractivo y arrollador. El actor británico interpreta a un caradura, un cínico con mucho desparpajo y recursos. Acostumbrado a salirse siempre con la suya, no tiene escrúpulos y no entiende ni de ética ni de dinero. Sabe lo que quiere y lo coge sin pedir permiso.
 
A su partenaire y alma gemela le pone rostro la actriz Rosalind Russell. Cierto es que no había sido la primera opción del director, él se decantaba más por Carole Lombard o Ginger Rogers. Russell estaba tan resentida porque no hubieran pensado primero en ella, que decidió que no valía la pena arreglarse para la audición y se presentó a la prueba con todo el pelo chorreando y revuelto después de su sesión de natación. Esta osadía debió gustarle al director, porque consiguió el papel. Russell es una actriz muy guapa y supo darle la réplica a Cary Grant. Hay mucha química entre los dos y cada plano que comparten es una auténtica lucha. Es más diría que en esta película, Russell brilla por sí misma y consigue sobresalir entre sus dos compañeros. Su papel es el de una mujer independiente, sofisticada, elegante, atractiva e inteligente, pero con una gran debilidad, su gran pasión/obsesión por su trabajo.
 
Ralph Bellamy es el tercero en discordia. Su personaje es un hombre demasiado bueno, ingenuo, inocentón y sin picardía. Tanto que se dejaría engañar por cualquiera y aún lo disculparía por ser él tan despistado. Representa todos los valores contrarios a su "competidor": bondad, honestidad y paciencia, pero es demasiado anodino y gris, sin chispa y sin carisma. Representa la estabilidad y la seguridad, cualidades poco atractivas, en este caso.
 
La película se pasa volando y es que el director sólo necesitó 90 minutos para contarnos esta historia. ¿Y para qué más? Si una historia es buena, en hora y media se puede contar estupendamente. En esta ocasión, el buen guión y los grandes diálogos hacen mucho por ella. No tiene más, pero no le hace falta más.
 
Las conversaciones entre el personaje de Grant y de Russell son magníficas, especialmente recuerdo el tête à tête que mantienen al principio, mientras ella le presenta su renuncia. Es magnífica, nos permite de forma ágil y suspicaz ponernos en antecedentes de esta pareja, que mantiene una relación de amor-odio, y a su vez presentarnos cómo va a ser el futuro inminente.
 
 
Cuando aparecen los tres juntos, también tienen sus momentos, por ejemplo, la escena del restaurante. Allí, se pone en evidencia la complicidad y el parecido que existe entre los personajes de Grant y Russell, ya sea con gestos, actos o sabiendo lo que está pensando el otro al instante. ¿Realmente se va casar con el corredor de seguros cuándo son como la noche y el día?
 
 
Resumiendo: una buena historia, con gran guión y excelentes actores. Si os apetece pasar una tarde de estas próximas de otoño viendo una película entretenida y con la que podréis echaros unas risas, Luna nueva es mi sugerencia.


Sabías que…
 
- Es la adaptación de una obra de teatro y representa la segunda versión de cuatro de las que se han hecho a lo largo de los años. La primera, Un gran reportaje en 1931. En 1940, Luna nueva; en 1974, Primera plana con Jack Lemmon y Walter Matthau y la última, Interferencias en 1988 con Kathleen Turner, Burt Reynolds y Christopher Reeves.

- Katherine Hepburn rechazó interpretar el papel protagonista. Antes, actrices de la época como Carole Lombard, Ginger Rogers o Claudette Colbert hicieron lo mismo.

- La única música que se escucha en la película es al principio y en los dos minutos finales.

- Rosalind Russell creía que Cary Grant tenía los mejores diálogos por lo que decidió contratar a un escritor de anuncios para que le escribiera líneas de diálogo más inteligentes. El director estaba abierto a la espontaneidad por lo que muchas de estas ideas se aprovecharon para la película.

 





martes, 2 de septiembre de 2014

Cine clásico (VII): King Kong




Título original: King Kong
Año: 1933
Director: Merian C. Cooper & Ernest B. Schoedsack
Intérpretes: Fay Wray, Robert Armstrong y Bruce Cabot.


Sí, lo sé. Hicimos trampas. Vimos la versión restaurada en color, pero para compensar la pusimos en versión original subtitulada. Si os he de ser sincera seguramente el color ayudó, pero para mi sorpresa, esta película es mucho mejor que la versión que nos presentó Peter Jackson y compañía en 2005. ¿Y por qué digo esto? Pues porque la última versión tiene todos los elementos para ser una superproducción: presupuesto, efectos especiales/digitales, actores de renombre y un director aclamado, pero le falta ese ingrediente que la haga especial y destacable del montón de superproducciones que se hacen a lo largo del año. Se ve, está bien, pero prácticamente ni se recuerda.

Pero la primera King Kong tiene algo especial. Algo que ha hecho que perdure a lo largo de los años y que aún hoy sea entretenida de ver. Esta película fue la primera que se hizo con un monstruo gigante y una de las que más expectativas levantó en su momento, hasta el punto que se estrenó simultáneamente en los dos cines más grandes de Nueva York: el Roxy y The Radio City Music Hall, en total 10.000 espectadores viendo la misma película a la vez. Lleno hasta la bandera. Un éxito sin precedentes. La película recaudó en su primer fin de semana 90.000 dólares y consiguió sacar a su productora, RKO, de la bancarrota. Finalmente, sumó en sus arcas más de 1.700 millones de la época y el monto sigue sumando si tenemos en cuenta las reediciones que se hicieron a posteriori. En 1938, se volvió a lanzar en cines, esta vez con escenas recortadas debido a la censura. En 1971 se reeditó de nuevo, restaurada y recuperando esas escenas eliminadas, excepto una (la más "sanguinaria") que no consiguió localizarse. Un metraje tremendamente exitoso ideado después de un sueño que tuvo su director en el que un gorila gigante atacaba una gran ciudad.

Todo empezaba con un director de cine, aventurero e inconsciente, que está reuniendo a su equipo para una nueva filmación en una misteriosa isla. Hasta allí les acompañará una joven actriz, tan bonita como ingenua. Una vez en la isla, no tardan en descubrir que a parte de los indígenas que la habitan también está poblada por un montón de extrañas criaturas, enormes y carnívoras. Pronto la actriz es secuestrada por un gorila gigantesco que no siente deseos de comerse a su pequeña muñequita. Entre el equipo de filmación se organiza una partida de rescate. A duras penas consiguen rescatarla, pero Kong no piensa renunciar a su nuevo tesoro. El director de cine, en su afán de notoriedad, consigue capturar al gigantesco simio, dormirlo y trasladarlo hasta Nueva York para mostrar su proeza a los ciudadanos. Que estalle el caos en la Gran Manzana sólo será cuestión de tiempo.

Lo mejorcito de esta película es la actriz protagonista, Fay Wray. Más conocida como "la reina del grito", en esta película supo lucir su especialidad y es que se pasó un día entero desgañitándose mientras grababa los gritos de terror y chillidos lastimosos que se incorporaron después al largometraje. Tan bien lo hizo que esos mismos gritos se han utilizado en otras películas. Pero a parte de sus gritos, Fay Wray dotó a su personaje de una gran expresividad, especialmente gracias a sus enormes ojos. Wray era una actriz bella, que transmitía cierta fragilidad y que no dudó en teñirse su melena de rubio porque consideró que daría más credibilidad a su personaje. Si hay que resaltar algo negativo sería que arrastraba demasiados dejes procedentes del cine mudo que en algún momento resultaban exageradísimos. Esas poses de pánico...


La película está muy bien presentada, con la estructura clásica de planteamiento, desarrollo y desenlace y plagada de escenas inquietantes, con acción, con monstruos gigantes, con aventura y tensión a partes iguales. Lo único que eché de menos era un poco más de diálogo, se hablaba poco en la película y muy insustancialmente. Seguramente, herencia del cine mudo también. No obstante, la película ha conseguido sobrevivir al paso del tiempo y si no nos ha dejado grandes frases de película sí dejó grandes imágenes para la posteridad como el gigantesco gorila en lo alto del Empire State Building sujetando a la damisela en apuros, mientras los aviones sobrevuelan el perímetro, o una joven actriz rubia atada de pies y manos en unas piedras mientras se desgañita al contemplar al monstruoso simio que se aproxima o por qué no, la pelea entre un gorila gigante y un tiranosaurio rex, que nos recuerda más a dos humanos disfrazados peleándose que a dos salvajes criaturas.





Algo que me sorprendió es que, al contrario de lo que intentan ahora, en ningún momento pude cogerle cariño a King Kong, no consiguieron que lo viera como un animal con sentimientos, ni bondadoso, era salvaje y brutal contra sus enemigos y posesivo con la chica que le había hecho gracia. Únicamente en la escena final, de una fiera atrapada en un entorno hostil, en esa jungla urbana rodeado de gente que huía despavorida y aviones que sólo buscaban abatirlo, entonces fue cuando sentí realmente lástima de ese gorila que perdió el norte por una mujer que fue la causante de su perdición.
 

Y ya por último, quería mencionar el tema de los efectos especiales en esta película que son de gran importancia. Vista hoy en día en que con los efectos especiales digitales se pueden hacer maravillas la mar de realistas, evidentemente King Kong versión 1933, chirría de lo lindo. Kong, el tiranosaurio y otros réptiles se mueven como a trompicones, a menudo parecen peluches, son feos y no a la escala correcta. Pero ahí es dónde radica su mayor encanto, hay que verlo con los ojos de aquella gente y comprender que se hizo un largo y concienzudo trabajo, en el que a menudo se invirtieron días y días para rodar 5 minutos, en el que se construyeron maquetas y decorados y que se trabajó manualmente para conseguir todos los efectos. Y teniendo eso en cuenta, oye, el resultado no está mal para ser la primera película de este tipo.

¿Os animáis a darle una oportunidad?


Sabías que…
 
- Se barajaron varios títulos: La Bestia, La Octava maravilla, El simio, El rey simio o Kong.

- El rugido de King Kong surgió de la mezcla del rugido de un león y de un tigre, rebobinado hacia atrás y ralentizado.

- Los directores habían sido luchadores de wrestling y fueron ellos los que se encargaron de diseñar la lucha entre King Kong y el T-Rex. De ahí, que muchos de sus movimientos nos recuerden técnicas de lucha libre.

- Cuando el director, le describió a la actriz protagonista cómo era Kong, le dijo: "Tendrás al galán más alto y oscuro de Hollywood". Ella pensaba que se refería a Cary Grant.

- Partes del decorado de King Kong fueron quemadas para producir el incendio de la película Lo que el viento se llevó.

- Las tres películas favoritas de Adolf Hitler eran King Kong, Blancanieves y los siete enanitos y Lauren & Hardi.

- Los primeros indicios de avistamientos del monstruo del Lago Ness datan 6 meses después de que se proyectara la película King Kong en Escocia.