sábado, 5 de septiembre de 2015

'Abril encantado' de Elizabeth von Arnim

Llega septiembre y con él mi nuevo estado anímico, mucho más feliz, por cierto. Cambio el chip, digo adiós al verano y al calor extremo y doy la bienvenida a mi época preferida del año. Pero antes de pasar página del todo, quería traeros mi reseña sobre el libro que leí a mediados de verano.
 
El club Pickwick propuso una lectura ligerita para el verano, Abril encantado de Elizabeth von Arnim. En mi vida había oído hablar de esta autora ni de su libro y aunque el argumento no me acababa de convencer del todo decidí apuntarme porque era una historia cortita y, quién sabe, quizá me llevaba una sorpresa.
 
Inglaterra, hacia 1920. Dos mujeres casadas (Lotty y Rose), cansadas de la rutina de sus vidas, descubren por casualidad un anuncio en el que se alquila durante el mes de abril una villa en la Toscana. Ambas mujeres no se conocen de nada, pero la posibilidad de escapar unos días de sus asfixiantes vidas es tan atractiva, que deciden romper con los convencionalismos y hacer ese viaje juntas. Ellas dos solas no pueden pagar el alquiler íntegro, así que deciden realizar el viaje con dos mujeres más: una anciana muy estirada y una joven rica desencantada del mundo que la rodea. Una vez en Italia, además de descansar y disfrutar del cambio de aires, tendrán tiempo para reflexionar sobre el pasado y su futuro. La estancia en la villa toscana cambiará para siempre la vida de estas cuatro mujeres.
 
Lo más importante que hay que tener en cuenta es que estamos ante una novela de personajes. En Abril encantado no suceden grandes hechos, no hay una gran trama, ni un gran misterio, ni un giro inesperado en la historia, si no que aquí lo que importa son los personajes y cómo éstos evolucionan. Así que si no consigues conectar con ellos, malo. Las cuatro mujeres son las grandes protagonistas, alguna más que otra, pero en general, la autora distribuye bien los tempos para que cada una tenga su espacio y su protagonismo y a su vez el lector las pueda ir conociendo mejor. Todas ellas tienen una personalidad muy marcada, son muy diferentes entre sí. A pesar de eso, no pude evitar sentirme identificada con cada una de ellas en algún momento de la novela, ya fuera por su forma de pensar o de actuar. Eso sí, mi favorita siempre fue la precavida y puritana Rose y la que más me sacaba de mis casillas, la estrambótica Lotty. A parte de los cuatro personajes principales, también tenemos personajes masculinos: los dos maridos y el dueño de la villa. Se agradece su presencia, porque aunque se mantengan en un segundo plano, agilizan mucho la novela y dan algunos momentos muy distendidos en la narración.
 
Como ya os avisaba, en esta historia no sucede mucho. Es la narración de un viaje a Italia que cambió la vida de cuatro mujeres. Es, en definitiva, un viaje interior que cada una realiza y que las ayudará a descubrirse a sí mismas y evolucionar. Además de la transformación que sufren las mujeres, la historia  también está llena de contrastes visuales. Gracias a las detallistas descripciones, uno es capaz de sentir esa Inglaterra gris, lluviosa, depresiva, llena de obligaciones y convencionalismos y, a su vez, asistir al contraste que significa esa Italia soleada, floreada, con un ambiente que sólo inspira paz y libertad.

 
Es la primera vez que leo algo de esta autora, así que no puedo juzgar mucho. En general, el estilo narrativo es sencillito y con un tono muy ligero, ideal para el verano. Además, no es muy largo con lo cuál se acaba en un santiamén. Lo que no me acabó de convencer era la técnica de la autora de repetir y repetir frases o expresiones en cortos espacios. Quizá es cosa mía, pero se me hacía agotador. A parte de ese aspecto negativo, la historia se va desgranando poco a poco a lo largo de los capítulos, sin prisas, generando esa sensación de calma que dan las vacaciones, para después, acelerarse en los últimos capítulos y presentar un desenlace quizá demasiado abrupto e incomprensible. Se echa en falta que no hubiera algo de profundidad en la novela, algún suceso destacable que transformara realmente el curso de los hechos.

 
Resumiendo, es un libro simpático y agradable que se deja leer, ideal para una lectura en la que no quieras muchas complicaciones. No tenía muchas pretensiones con él, así que tampoco ha sido una decepción mayúscula, pero está claro que no ha conseguido llegarme como algunos de mis libros favoritos.
 
P.D. Hay un par de adaptaciones cinematográficas sobre este libro, una en 1935 y otra en 1991. Aunque el libro no me haya convencido demasiado, me pica la curiosidad ver cómo se las han apañado para adaptarlo sin que el metraje resulte demasiado lento. A ver si las encuentro...
 

  UN POCO MÁS DE...
Elizabeth von Arnim  fue una de las escritoras británicas más reconocidas de principios de siglo XX. Mary Annette Beauchamp, su nombre de soltera, nació en Australia en 1866, aunque se educó en Inglaterra. Cuando tenía 24 años se casó con un noble alemán y adoptó el apellido von Arnim. Los problemas económicos animaron a Elizabeth a escribir y en 1898, se publicaba su primera novela con tintes autobiográficos, Elizabeth y su jardín alemán. Fue un rotundo éxito. Tras la muerte de su esposo, Elizabeth y sus cinco hijos se mudaron a Suiza, donde la joven vivió dedicada a escribir novelas y a tener una gran vida social. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la autora se trasladó a Estados Unidos donde moriría poco tiempo después a la edad de 75 años.  En total escribió 21 títulos, de los cuáles en España sólo se han publicado 6: Elizabeth y su jardín alemán, Un abril encantado, Amor, Todos los perros de mi vida, Vera y El señor Skeffington. Ésta última y Un abril encantado tuvieron su adaptación cinematográfica.
 



2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, la diferencia es que yo sí llevaba al ponerme a leerlo unas altas expectativas y la decepción fue tremenda. Me esperaba otra cosa, algo más, más "sustancia" y no tanto mueble para aquí y para allá. Pero aún así voy a darle otra oportunidad a la autora.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué, pero tras leer el argumento sospeché que iba a ser un libro flojito. Eso sí, coincido contigo en que no por eso hay que renegar de la autora. Tengo la sensación que alguna de sus otras obras puede ser una joyita desconocida.
      ¡Besos!

      Eliminar