domingo, 27 de diciembre de 2015

'La Regenta' de Leopoldo Alas Clarín

Hacía años que La Regenta esperaba en mi estantería a que yo estuviera de humor para leerla. Los clásicos ingleses, rusos o franceses siempre tenían prioridad y había olvidado lo que se disfruta leyendo un buen libro escrito en lengua española, así que la novela quedó relegada al olvido. Todo apuntaba a que este año La Regenta, pese haberla incluido en el reto anual, se iba a quedar de nuevo pendiente, pero la lectura conjunta que organizó Carmen y amig@s me animó a dar el paso y superar mis miedos.
 
Sí, miedos, porque después de tantos años sin leer nada de literatura española, una se imagina que se va a encontrar ante un libro muy complejo y pesado, espeso en su lectura, de castellano antiguo, lleno de expresiones arcaicas y con historias que nos pillan ya muy lejos. Pero no, todo lo contrario. La Regenta se nos muestra como un libro atemporal, mucho de los temas principales están aún hoy en día de actualidad y otros no nos pillan tan lejos como se podría esperar. ¿Será que España no ha cambiado tanto como pensábamos?
 
El libro se publicó a finales del siglo XIX y causó un gran revuelo y escándalo en la sociedad de la época por sus críticas veladas al clero, a la política y a la moralidad de la población. Tanta polémica causó la historia, que a menudo fue vetada por los diferentes Gobiernos y censurada por el Obispo de Oviedo. Incluso se la llegó a acusar de plagio por algunas similitudes con la historia de Madame Bovary. No sería hasta mediados del siglo XX que La Regenta podría ser publicada sin sufrir ataques ni censuras. Pero, ¿qué tenía de morboso la historia de La Regenta?
 
 
La novela se ambienta en Vetusta, una ciudad de provincias que se identifica claramente con Oviedo. Ana Ozores es la protagonista de nuestra historia. Perteneciente a una familia de bien venida a menos, la joven tras quedarse huérfana de madre desde muy pequeña, sufre una educación muy confusa que condicionará mucho su futuro. Primero, a manos de una criada que intenta reprimir todos sus sentimientos y emociones; después a manos de su padre, un hombre tan liberal que no le pone ninguna cortapisa y deja que Anita descubra el mundo por sí misma sin ninguna guía y por último, a manos de unas tías solteronas, cuyo único objetivo es casar bien a Ana para tener ellas un buen porvenir. Tal es su confusión, que la joven acepta un matrimonio por conveniencia con don Victor Quintanar, un hombre mucho más mayor que ella a quién ve más como a un padre que como a un marido.
Pronto Ana se ve atrapada en una vida que no la satisface, llena de convencionalismos sociales, represiones y mucha hipocresía y sin poder satisfacer su mayor deseo, ser madre. Así no es de extrañar que a menudo sufra depresiones y ataques de ansiedad. Pero todo cambiará cuando dos hombres se crucen en su vida. El primero, Álvaro Mesía, un don Juan de pacotilla que se ha propuesto conquistar el corazón y algo más de la pura Ana compinchado con algunos miembros de la alta sociedad ovetense que envidian a la preciosa joven y que no ven el momento de hacerla caer en desgracia. El segundo es Fermín de Pas, un joven canónigo, quién en principio ejercerá como confesor y guía espiritual de la muchacha, pero que pronto no tardará en sentir algo más hacia ella, pese al celibato al que se comprometió. Ambos hombres se enfrentarán a menudo por el amor de ella hasta llegar a un desenlace con trágicas consecuencias.
 
 
La Regenta es un libro largo y complejo. A lo largo de sus páginas encontramos un montón de descripciones: de la ciudad y sus edificios más importantes y de sus habitantes. También se describe detalladamente cómo funcionaba el clero, el sistema político, el comercio, la economía de la época, los círculos culturales y sociales... Pero yo no lo encontré agotador, sino muy didáctico y ayudaba muchísimo a sumergirse de pleno en la historia y conocer las costumbres de la época. Esta novela, a parte de costumbrista, es también una novela de personajes. Por ella se dice que desfilan más de 100 personajes. No sé si vi tantos, pero muchos de ellos están tan bien perfilados que es como si uno los conociera de verdad, con sus aspectos buenos y con todas sus bajezas.
Con Ana Ozores, pese a ser la protagonista no congenié, era demasiado débil de carácter e inocente, voluble e influenciable. Con Álvaro Mesía me reí mucho, tan banal, presuntuoso y vanidoso, astuto a la par que perseverante. El canónigo posiblemente sea el personaje retratado con mayor profundidad. Con él, tuve sentimientos encontrados, porque a veces, sentía lástima de él, siempre bajo el yugo de la madre, de su deseo y ambición, condicionado por la Iglesia y sus restricciones; pero otras veces, lo detestaba, por ser él tan cruel, manipulador y despreciable. Su amor por Ana, aunque sincero y puro, no servía para redimirle y a menudo lo convertía en un ser aún más deleznable. Y don Victor Quintanar, ese esposo tan ajeno a lo que sucede en su casa, siempre centrado en sus cosas (la caza, sus inventos, sus colecciones, la poesía, las representaciones teatrales, la vida social...). Me recordó muchísimo a Don Quijote, siempre en su mundo de fantasía. Y por supuesto, esas tías solteronas, que aunque aparezcan poco en la historia, disfruté con ellas de lo lindo.
 
Mediante todo este amplio abanico de personajes el autor construye un fresco de la época y utiliza la forma de pensar y los actos de cada uno, para expresar su sutil crítica personal a la España de provincias de finales de siglo XIX. Primero a esa gran parte del clero corrompido, ambicioso, avaro, interesado y manipulador. Luego al Gobierno de la Restauración, al que critica por su corrupción y por su falta de escrúpulos. Y la alta sociedad es el blanco por su hipocresía, su maldad, su bajeza, su lujuria, su ociosidad y su falta de pretensiones.
 
 
En resumen, leer La Regenta ha sido una buena experiencia y me ha servido para acercarme de nuevo a nuestra literatura. He encontrado una historia de lo más completa tanto a nivel de personajes como de contexto histórico. La novela tiene un poco de todo: drama, comedia, tragedia... y uno siempre está sufriendo con Anita y el triángulo amoroso en torno a ella. ¿Será capaz de no sucumbir a las tentaciones pese a que todo confabula en su contra?
 
Os animo a que le deis una oportunidad. No temáis por la extensión. Al principio puede ser un poco confuso por el detallismo con el que se describe la ciudad y la gran profusión de personajes, pero una vez superados los primeros capítulos, uno queda atrapado por la intriga y la historia hasta el final.
 

8 comentarios:

  1. Hoy es el día de La Regenta, coincidimos en reseña y veo que también en opinión. Ha sido mi mejor lectura de este año.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menuda coincidencia! Ya la vi y la leí. Como siempre super bien comentada. Para mí, 'La Regenta' estaría entre las 3 mejores lecturas del año
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Raquel!

    Mientras iba leyendo tu reseña me he acordado de las clases que mi profesor de literatura española nos dio a mis compañeros y a mi sobre este libro en el instituto. Ha sido como volver a sacar del baúl de los recuerdos esa historia que no recordaba y tus palabras han despertado toda esta teoría que conformaban mis apuntes. Precisamente tengo este libro en casa, pero nunca me lo he leído entero solo algunas partes que nos dijeron en el instituto. Nunca me ha llamado la atención, pero después de leerte puede que le dé una segunda oportunidad. No sé cuando, pero has conseguido despertar mi interés jajaja

    ¡Un beso y si no nos leemos hasta la semana que viene te deseo un feliz 2016!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura!!
      Me alegra haberte picado el gusanillo. Siempre da pereza ponerse con estos clásicos y a menudo los posponemos por autores extranjeros y lo cierto, es que a veces nos estamos perdiendo auténticas joyitas.
      Voy a preparar un par de entradas más antes de acabar el año, a ver si me da tiempo a publicarlas. De todos modos, nos adelantamos: Feliz 2016!!

      Eliminar
  3. Fermín de Pas, pedazo personaje!!
    Me gustó mucho cuando lo leí, pero me quedé con eso, con Fermín y con la escena de sexo, nada más sugerente que esas ropas caídas, no necesita descripciones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, ese personaje era el más interesante de todos, con sus ambivalencias, sus tormentos interiores, ... Me gustaba más que la propia protagonista!! Deberían escribir un libro para él solo!
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. A mi me gustó mucho aunque reconozco que también me costó lo suyo...
    Estoy con vosotras... Fermín de Pas es tremendo!!!!! En cambio a Anita Ozores la tuve atravesada desde el principio hasta el final, menuda pelmaza! xD
    Un bsote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro para leerlo sin prisas... Para mí el personaje de Fermín era el mejor. Me costó entender cómo Ana era la protagonista de la novela siendo la más insulsa y cansina y un mar de dudas. A veces daban ganas de tirarle de los pelos!! XDD
      ¡Besos!

      Eliminar