lunes, 28 de septiembre de 2015

Las series del verano 2015

Acabo este repaso a las series que empecé hace unos días con las cinco series que vimos durante el período estival.
 
The royals fue mi guilty pleasure este verano. Disfruté muchísimo con esta serie ambientada en Gran Bretaña con la monarquía británica como protagonista. Gastaba mucha mala leche y estaba llena de triquiñuelas y traiciones. Muy recomendable para pasar un buen rato y no complicarse demasiado. Si queréis saber más sobre ella, os dejo aquí la entrada que le dediqué en su momento.
 
El resto de series han sido:
 
Dark matter. Syfy trajo esta serie en verano como un entretenimiento de ciencia-ficción sin muchas pretensiones. Tenía buenas perspectivas con ella, pero ya os adelanto que la serie no me mató. Es entretenida y el punto de partida no es malo, pero no es nada del otro mundo. Se deja ver, siendo lo más sorprendente el final de temporada. La serie arranca cuando seis personas se despiertan en una nave espacial y no consiguen recordar quiénes son y qué hacen allí. Pronto descubren que todos ellos tienen alguna habilidad especial y un pasado que quizá sea mejor no descubrir. Poco a poco irán creando lazos entre todos y juntos se enfrentarán a las diferentes amenazas que les van surgiendo. Lo mejor de la serie: Su falta de pretensiones que la convierten en un producto ligero y ameno ideal para las noches de verano. Lo peor de la serie: a veces resulta demasiado simple y previsible.
 
Forever. Ésta es una de las mejores series que hemos visto este año.  A mi no me suelen gustar las series procedimentales, pero ésta consiguió conquistarme por el tono que se le daban a los capítulos y por la extraordinaria historia que había de fondo y que mantenía la intriga a lo largo de toda su temporada. Forever está protagonizada por Ioan Gruffudd, más conocido como Mr. fantástico en la anterior Los cuatro fantásticos. Para esta serie, el actor se mete en la piel del doctor Morgan, un médico forense que trabaja para la policía de Nueva York ayudándolos a resolver crímenes. Pero no es un hombre cualquiera, Morgan es inmortal, lleva 200 años sin envejecer y aprovecha toda su experiencia y conocimientos para resolver de forma espectacular los casos. A su vez, un misterioso hombre afirma tener los mismos poderos que el doctor. ¿Enemigo o amigo? Lo mejor de la serie: la genial historia de fondo que se va desgranando a lo largo de la temporada. Lo peor de la serie: que fuera injustamente cancelada en su primera temporada. De todas formas, os animo a verla porque tiene un final bastante bien cerrado.
  
Orphan black (temporada 3). Ésta es una de las series que más me gustan y una de las que espero con más ganas siempre. Y esta tercera temporada no ha defraudado mis expectativas. No os puedo explicar mucho si no quiero spoilearos de lo lindo, pero si aún no la seguís os animo encarecidamente a que le deis una oportunidad. Las temporadas son de unos 10 capítulos, así que se ven en un santiamén, también porque es muy adictiva y cuando empiezo me cuesta parar. Cada temporada la trama sigue avanzando y enredándose más y más, pero sin perder calidad e intriga. Lo que más me fascina es la interpretación de su actriz protagonista, Tatiana Maslany, que hace un trabajo brillante con cada una de sus interpretaciones.  Lo mejor de la serie: la gran capacidad camaleónica de su actriz protagonista y que la trama no decae en interés. Lo peor de la serie: a veces haría falta tener una libreta a mano para ir siguiendo parte de la trama, especialmente cuando dejas pasar tiempo entre temporada y temporada.
 
The flash. Esta serie ha sido toda una revelación este verano.  La veía como la hermana menor de Arrow y pensaba que no sería gran cosa, pero me ha sorprendido muy gratamente. Es una serie muy divertida y entretenida, en la que nos presentan a un héroe mucho menos atormentado de los que estamos acostumbrados. Barry Allen, siendo niño, presenció la muerte de su madre y su padre fue encarcelado acusado de asesinar a su esposa. En la actualidad, Barry es un joven científico forense que trabaja para la policía y que está enamorado en secreto de su mejor amiga. Tras un accidente, Barry es alcanzado por un rayo y adquiere superpoderes que le permiten correr muy muy rápido. A partir de ahí, Barry se enfundará el traje de Flash y empezará a enfrentarse con gente con otros poderes, a la vez que lidia con el secreto de su identidad secreta, su trabajo y su caótica vida personal. Lo mejor de la serie: es un soplo de aire fresco dentro del mundo de las adaptaciones de cómic. Muy ágil  y amena. Lo peor de la serie: por decir algo, los crossovers, que al no estar en Estados Unidos, Arrow y The flash no se han emitido a la vez y los cruces de personajes no se pueden apreciar igual de bien.

Hasta aquí llega el repaso de series. Espero no haberos saturado con tanta serie. ¿Alguna de estas últimas está entre vuestras favoritas o las seguís? Contadme ^_^
 
 

martes, 15 de septiembre de 2015

Viendo series (II)

Hace unos días aquí empecé a contaros las series que estuvimos viendo los últimos meses en casa y como os comenté hoy vuelvo a la carga con la segunda parte de esa entrada, seis series más que nos tuvieron entretenidos hasta finales de junio.
 
Una de ellas, Izombie, me gustó tanto que no pude evitar en su momento dedicarle una entrada para ella solita.  La serie era muy divertida y muy ágil, alejada bastante de la imagen de zombies a la que estamos acostumbrados (Walking dead, por ejemplo). Aunque tiene la típica estructura de una serie procedimental, la trama de fondo es muy original, lo que al menos, en mi caso, consiguió que me enganchara. Especialmente, en los últimos capítulos donde la trama gana en protagonismo y ritmo dando pie a un capítulo final de temporada de lo más espectacular. De lo mejorcito en los últimos tiempos.  Si queréis saber más, os dejo aquí el enlace de mi anterior entrada.
 
El resto son:
 
Scandal (temporada 4). Esta serie no tardó mucho en convertirse en una de mis favoritas. Es una de las más adictivas y es que Shonda Rhimes, su creadora y responsable de Anatomía de Grey, sabe muy bien qué hacer para dejarte pegado en la butaca. Scandal empezó siendo una serie sobre un misterioso bufete de abogados, cuyos miembros eran capaces de hacer lo que hiciera falta para tapar cualquier escándalo: falsificar, borrar pruebas, sobornar o incluso matar si hacía falta. Olivia Pope es su jefa, una mujer muy inteligente y llena de recursos que mantiene una relación de amor-odio con la Casa Blanca y especialmente con el presidente de los Estados Unidos. Y es ahí cuando la serie se abre a una nueva trama más política donde hay cabida para las rencillas, secretos y traiciones a gran escala. Quizá la tercera temporada es la que fue un poco más a la deriva, pero esta última ha recuperado el rumbo y nos ha dado grandes momentos: casos impactantes para el bufete, secuestro de un personaje principal, mucha estrategia política, personajes maquiavélicos, ... Lo mejor de la serie: la capacidad de la serie para no dejar de sorprenderte y "escandalizarte" a lo largo de sus temporadas. Lo peor: la indecisión de Olivia Pope para escoger a su hombre. ¿Qué hay que pensar tanto?


The affair. Había oído hablar muy bien de esta serie en blogs, pero lo que hizo que me decidiera por ella fue que salía Joshua Jackson. Sí, a veces un actor hace que me decante por algo. :) The affair es la historia de dos matrimonios. Noah vive en la ciudad, está casado y tiene cuatro hijos. Es profesor y escritor frustrado. Alison vive en una localidad costera, trabaja como camarera y su matrimonio pasa por una mala racha debido a una tragedia familiar. Noah conocerá a Alison cuando la familia viaje a la localidad costera para pasar el verano con los abuelos maternos. Pronto surgirá un affaire entre Noah y Alison que tendrá catastróficas consecuencias. Lo atractivo de esta serie es cómo se ha planteado y es que cada capítulo está dividido en dos y en cada parte se nos explica cómo sucedieron las cosas visto desde el punto de vista de Noah y desde el de Alison. Hombre y mujer ven e interpretan las cosas de forma diferente y en algunos momentos la narración se bifurca. ¿Quién está en lo cierto? ¿Qué pasó realmente? Lo mejor de la serie: la originalidad en el planteamiento que mantiene al espectador con la duda hasta el final. Lo peor: hay que tener paciencia, porque en los primeros capítulos resulta demasiado lenta y repetitiva.

When calls the heart. Seri del blog El borde de la realidad me puso tras la pista de esta serie y la verdad es que no puedo estar más encantada con este descubrimiento. La serie está basada en la novela romántica del mismo título de Janette Oke y está dirigida a un público femenino. La historia nos traslada a principios del siglo XX cuando Elizabeth decide abandonar su vida acomodada en el Este y trasladarse a una pequeña localidad minera del Oeste para ejercer de maestra en la escuela rural. Su llegada coincide con un accidente en la mina, que deja a la gran parte de las mujeres del pueblo viudas. A su vez, hasta el pueblo llega Jack, un montado que viene a mantener el orden en la localidad y con quién Elizabeth no congeniará de buenas a primeras. Estamos ante una serie de corte familiar, amable y muy entrañable, que se disfruta muchísimo. Con cada capítulo somos testigos de cómo era la vida diaria en una pequeña población: las dificultades, las privaciones, las pequeñas alegrías, los sacrificios o la solidaridad y como poco a poco el pueblo va prosperando. Lo mejor de la serie: el trabajo de fotografía que nos deja unas imágenes preciosas y lo bien ambientada que está. Lo peor: en algunas ocasiones puede resultar algo empalagosa o ñoña.


Hawai 5.0 (temporada 5).  Éste es uno de los pocos procedimentales puros y duros que seguimos. Hawai 5.0 es una serie de acción que cuenta las aventuras y desventuras de un cuerpo especial de policía de la isla de Hawai. Originariamente, el equipo estaba formado por McGarrett, Danny y los primos Chin Ho Kelly y Kono. Con el paso de las temporadas, el grupo ha ido creciendo con nuevos policías, ayudantes y el equipo forense, quiénes trabajan codo con codo para ir resolviendo los crímenes que van sucediendo en la isla. La serie tiene altas dosis de acción con numerosos tiroteos y persecuciones, pero lo que la hace más atractiva es que está ambientada en Hawai. Los paisajes son preciosos y en cada capítulo hay un aspecto nuevo por descubrir de la isla: sus tradiciones, sus festividades, las diferencias que existen entre las diferentes zonas de la isla, sus habitantes, etc.   Lo mejor de la serie: la vuelta del personaje de Catherine en la última temporada. Se la echó de menos. Lo peor: la última temporada contó con varios capítulos de relleno que considero innecesarios.

Cougar town (temporada 6). Este año pusimos punto y final a la serie de Courtney Cox. Y debo decir que con algo de decepción y sabor agridulce. El recuerdo de las anteriores temporadas era muy bueno, pero con esta última parece que se perdió la chispa y la gracia que había caracterizado a la serie. Los tópicos y clichés de las anteriores temporadas se siguieron explotando en esta última (vino, más vino), pero no había nada más bajo el sol. El personaje de Courtney Cox cuando era una mujer divorciada de 40 y muchos, sola, desquiciada, alocada y perdida era muy divertido. Cuando se fue rodeando de amigos tan disparatados como ella, la serie ganó, pero en esta última temporada la sensación es que el globo se fue deshinchando y decidieron enfocarla hacia algo más convencional y serio. Lo mejor de la serie: el personaje de Ellie. Con su sarcasmo, egoísmo y despotismo, pero también con su gran corazón y sabiduría supo conquistarnos a todos. Lo peor: que decidieran quitar en la última temporada al personaje del ex marido, daba mucho juego con el resto de personajes, los cuales quedaron bastante huérfanos con su ausencia.


Próximamente os hablaré de las series del verano.
De las series que os traje hoy, ¿las conocíais? ¿Alguna os llamó la atención?
 

lunes, 14 de septiembre de 2015

Viendo series

Están al caer. Ya falta poco para que vuelvan nuestras series favoritas con sus nuevas temporadas y para que se estrenen algunas de las nuevas series que se presentaron antes del verano. ¿Hay ganas? Seguro que sí. Yo, por lo pronto, ya tengo hecha una lista con las que segurísimo no me quiero perder. Pero de eso os hablaré otro día.
 
Antes quería dedicar una entrada a hablaros de todas las series que hemos estado viendo en casa desde que empezó el año. Mientras recopilaba la información, me he dado cuenta que me he vuelto una seriéfila empedernida o adicta a las series, lo que prefiráis. Hemos visto un montón de series, así que para que la entrada no salga larguísima, voy a dividirla en tres. En la de hoy y en la siguiente os comentaré lo que vimos hasta junio y la tercera estará dedicada a las series de este verano. ¡Empecemos!
 
Como os comenté en esta entrada, el año pasado escogí muy mal las nuevas series que iba a seguir y la mayoría fueron canceladas tras su primera temporada. A pesar de ello, no puedo evitar recomendaros de nuevo Manhattan love story, una serie muy tierna, romántica y divertida, de la que guardo buenos recuerdos. Por otra parte, la buena noticia del verano, es que, pese a estar cancelada, Galavant tendrá nueva temporada. Parece ser que se lo han repensado y podremos disfrutar de más aventuras de este singular caballero. ¡Bien!
 
A parte de las series canceladas, también hemos visto:

Arrow (temporada 3). Con esta serie tengo una relación amor-odio, pero eso no quita que cada temporada la vea fielmente. Me aburren soberanamente todos sus flashbacks, pero la trama principal es interesante. Para los que no la hayáis visto, el punto de partida está en el multimillonario Oliver Queen, quién tras naufragar en alta mar, vuelve a casa cinco años después para ejercer de justiciero y mediante sus flechas ir eliminando a los malhechores de su ciudad. Poco a poco, irá encontrando aliados en su camino, que le echarán una mano en su misión. A lo largo de las temporadas, la serie ha ido evolucionando, desarrollando más el arco de sus personajes, añadiendo de nuevos y mejorando los enemigos. La cuarta temporada promete dar un giro, abandonando un poco el tono tan sombrío al que nos tenía acostumbrados y añadiéndole algo de humor. Yo lo agradeceré. Lo mejor de la serie: el personaje de Felicity. Lo peor: los dichosos flashbacks sin relación con la trama principal.


Gotham. Tenía muchísimas expectativas con esta serie y es la que más me ha decepcionado. Me gustaba mucho la idea de acercarnos al mundo de Batman desde otra perspectiva: conocer a Bruce Wayne de niño, descubrir cómo los archifamosos enemigos de Batman se convirtieron en malvados y cómo Gordon llegó a ser toda una institución para Gotham, de simple policía novato a comisario. Pero conmigo la serie no consiguió conectar. Los capítulos se me hacían tediosos, me resultaba demasiado lenta y oscura y había tanta acumulación de enemigo de Gothan (varias bandas mafiosas, policías corruptos, Fish Mooney, los futuros Pingüino, Enigma, Catwoman, Dos caras, ...) que resultaba agotador seguir el hilo. Lo mejor de la serie: sin duda, el Pingüino. El personaje es tremendo, da mucho juego y los mejores momentos de la serie. Lo peor: el personaje de Fish Mooney, cansino desde el minuto 1, no veo el momento en que desaparezca de la serie.

 
The Big Bang Theory (temporada 8). Seguro que todos en algún momento habréis visto algún capítulo sobre esta serie o seréis seguidores devotos. Personalmente, he visto todos los capítulos, pero para mí la serie no es tan estupenda. Me gustaba mucho más al principio, cuando eran cuatro frikis muy inteligentes pero con problemas para relacionarse con las chicas y que gracias a Penny iban abriéndose al mundo y a su vez ella empezaba a ser más comprensiva con sus "rarezas". Entiendo que la serie avance y me gustó la llegada de más chicas porque abría nuevos horizontes a la serie y a todos los personajes. En esta última temporada, en la que ya está toda la historia bastante asentada, me ha parecido que se perdía frescura y se caía en cierta monotonía. En definitiva, más de lo mismo de las pasadas temporadas con alguna ocurrencia nueva. Lo mejor de la serie: el personaje de Sheldon, quién continúa siendo la clave de todo. Lo peor: las chicas que ya no aportan nada nuevo y hacen que los chicos pierdan parte de su esencia. 
 
 
 
The crazy ones. Esta serie es un soplo de aire fresco, una comedia sin grandes pretensiones, pero con la que seguro te echarás unas risas. Fue cancelada tras su primera temporada y fue el último trabajo de Robin Williams antes de morir. La serie está creada para lucir al protagonista de Jumanji y se nota, con un papel hecho a su medida. Cómico, alocado, divertido, un niño grande que no quiere crecer. Sarah Michelle Gellar, vista en Buffy, cazavampiros, interpreta a su responsable hija, dándole la réplica a la perfección. La serie está ambientada en una agencia de publicidad y cada capítulo gira en torno a un nuevo cliente o una nueva campaña publicitaria. Williams y Gellar, junto con dos publicistas y una secretaria idearán cada día sorprendentes campañas enfocadas desde el punto de vista más disparatado y sorprendente. Lo mejor de la serie: lo divertido y surrealista que es cada capítulo. Lo peor: el peso de la serie recae demasiado en el personaje de Robin Williams, desaprovechando al resto.

The Dresden files. Esta serie la descubrí por casualidad mientras navegaba por internet. Es una serie cortita, de una sola temporada y la buena noticia es que tiene un final bastante cerrado. Está protagonizada por Paul Blackthorne, a quién ahora podemos ver en Arrow. The Dresden files está basada en una serie de novelas de fantasía del mismo título que tuvieron muchísimo éxito en Estados Unidos. La serie gira en torno a Harry Dresden, un hombre muy sarcástico que regenta una tienda de magia a la vez que utiliza sus dones de mago para colaborar con la policía de Chicago resolviendo casos. Estamos ante una serie procedimental con una trama de fondo centrada en Dresden, su traumático pasado y su actual relación con la detective de la policía. No es la mejor serie del momento, pero os aseguro que es entretenida para pasar un buen rato. Lo mejor de la serie: el personaje de Dresden, gracias en parte al carisma que Blackthorne sabe imprimirle a su personaje. Lo peor: que no se renovara. Hubiera estado bien seguir profundizando en el universo de Dresden. Era un personaje que prometía.

Y esto es todo por hoy. ¿Habéis visto alguna de estas series? ¿Tenéis alguna favorita? ¿Os animáis a darle una oportunidad a alguna? Contadme :)


 
 

sábado, 5 de septiembre de 2015

'Abril encantado' de Elizabeth von Arnim

Llega septiembre y con él mi nuevo estado anímico, mucho más feliz, por cierto. Cambio el chip, digo adiós al verano y al calor extremo y doy la bienvenida a mi época preferida del año. Pero antes de pasar página del todo, quería traeros mi reseña sobre el libro que leí a mediados de verano.
 
El club Pickwick propuso una lectura ligerita para el verano, Abril encantado de Elizabeth von Arnim. En mi vida había oído hablar de esta autora ni de su libro y aunque el argumento no me acababa de convencer del todo decidí apuntarme porque era una historia cortita y, quién sabe, quizá me llevaba una sorpresa.
 
Inglaterra, hacia 1920. Dos mujeres casadas (Lotty y Rose), cansadas de la rutina de sus vidas, descubren por casualidad un anuncio en el que se alquila durante el mes de abril una villa en la Toscana. Ambas mujeres no se conocen de nada, pero la posibilidad de escapar unos días de sus asfixiantes vidas es tan atractiva, que deciden romper con los convencionalismos y hacer ese viaje juntas. Ellas dos solas no pueden pagar el alquiler íntegro, así que deciden realizar el viaje con dos mujeres más: una anciana muy estirada y una joven rica desencantada del mundo que la rodea. Una vez en Italia, además de descansar y disfrutar del cambio de aires, tendrán tiempo para reflexionar sobre el pasado y su futuro. La estancia en la villa toscana cambiará para siempre la vida de estas cuatro mujeres.
 
Lo más importante que hay que tener en cuenta es que estamos ante una novela de personajes. En Abril encantado no suceden grandes hechos, no hay una gran trama, ni un gran misterio, ni un giro inesperado en la historia, si no que aquí lo que importa son los personajes y cómo éstos evolucionan. Así que si no consigues conectar con ellos, malo. Las cuatro mujeres son las grandes protagonistas, alguna más que otra, pero en general, la autora distribuye bien los tempos para que cada una tenga su espacio y su protagonismo y a su vez el lector las pueda ir conociendo mejor. Todas ellas tienen una personalidad muy marcada, son muy diferentes entre sí. A pesar de eso, no pude evitar sentirme identificada con cada una de ellas en algún momento de la novela, ya fuera por su forma de pensar o de actuar. Eso sí, mi favorita siempre fue la precavida y puritana Rose y la que más me sacaba de mis casillas, la estrambótica Lotty. A parte de los cuatro personajes principales, también tenemos personajes masculinos: los dos maridos y el dueño de la villa. Se agradece su presencia, porque aunque se mantengan en un segundo plano, agilizan mucho la novela y dan algunos momentos muy distendidos en la narración.
 
Como ya os avisaba, en esta historia no sucede mucho. Es la narración de un viaje a Italia que cambió la vida de cuatro mujeres. Es, en definitiva, un viaje interior que cada una realiza y que las ayudará a descubrirse a sí mismas y evolucionar. Además de la transformación que sufren las mujeres, la historia  también está llena de contrastes visuales. Gracias a las detallistas descripciones, uno es capaz de sentir esa Inglaterra gris, lluviosa, depresiva, llena de obligaciones y convencionalismos y, a su vez, asistir al contraste que significa esa Italia soleada, floreada, con un ambiente que sólo inspira paz y libertad.

 
Es la primera vez que leo algo de esta autora, así que no puedo juzgar mucho. En general, el estilo narrativo es sencillito y con un tono muy ligero, ideal para el verano. Además, no es muy largo con lo cuál se acaba en un santiamén. Lo que no me acabó de convencer era la técnica de la autora de repetir y repetir frases o expresiones en cortos espacios. Quizá es cosa mía, pero se me hacía agotador. A parte de ese aspecto negativo, la historia se va desgranando poco a poco a lo largo de los capítulos, sin prisas, generando esa sensación de calma que dan las vacaciones, para después, acelerarse en los últimos capítulos y presentar un desenlace quizá demasiado abrupto e incomprensible. Se echa en falta que no hubiera algo de profundidad en la novela, algún suceso destacable que transformara realmente el curso de los hechos.

 
Resumiendo, es un libro simpático y agradable que se deja leer, ideal para una lectura en la que no quieras muchas complicaciones. No tenía muchas pretensiones con él, así que tampoco ha sido una decepción mayúscula, pero está claro que no ha conseguido llegarme como algunos de mis libros favoritos.
 
P.D. Hay un par de adaptaciones cinematográficas sobre este libro, una en 1935 y otra en 1991. Aunque el libro no me haya convencido demasiado, me pica la curiosidad ver cómo se las han apañado para adaptarlo sin que el metraje resulte demasiado lento. A ver si las encuentro...
 

  UN POCO MÁS DE...
Elizabeth von Arnim  fue una de las escritoras británicas más reconocidas de principios de siglo XX. Mary Annette Beauchamp, su nombre de soltera, nació en Australia en 1866, aunque se educó en Inglaterra. Cuando tenía 24 años se casó con un noble alemán y adoptó el apellido von Arnim. Los problemas económicos animaron a Elizabeth a escribir y en 1898, se publicaba su primera novela con tintes autobiográficos, Elizabeth y su jardín alemán. Fue un rotundo éxito. Tras la muerte de su esposo, Elizabeth y sus cinco hijos se mudaron a Suiza, donde la joven vivió dedicada a escribir novelas y a tener una gran vida social. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la autora se trasladó a Estados Unidos donde moriría poco tiempo después a la edad de 75 años.  En total escribió 21 títulos, de los cuáles en España sólo se han publicado 6: Elizabeth y su jardín alemán, Un abril encantado, Amor, Todos los perros de mi vida, Vera y El señor Skeffington. Ésta última y Un abril encantado tuvieron su adaptación cinematográfica.