lunes, 28 de diciembre de 2015

Las series del otoño 2015

2015 ya está dando los últimos coletazos y antes de despedirlo quería traeros el último resumen de todas las series que se vieron en casa desde septiembre hasta la fecha. Al contrario que otros años, esta vez en lugar de retomar las series que volvían en la nueva temporada o lanzarnos de lleno con las novedades, preferimos probar con series cortas que ya estaban canceladas y con alguna novedad del verano. ¡Empecemos con el repaso!
 
Finales felices. De esta serie se pensó que sería la nueva Friends e ingredientes no le faltaban. Era una comedia de situación protagonizada por 6 amigos y ambientada en una gran ciudad, cambiando Nueva York por Chicago. Los personajes estaban muy estereotipados y muchas veces sus caracteres recordaban a los protagonistas de Friends. Incluso el punto de partida de la serie era similar, una boda frustrada. La serie giraba en torno a las vivencias, aventuras, situaciones absurdas e ideas disparatadas que protagonizaban dos hermanas, el marido de una, el novio de la otra, un amigo gay y una amiga soltera muy alocada. La serie tiene altibajos a lo largo de sus tres temporadas, pero para pasar un rato entretenido y desconectar, es ideal. Lo mejor de la serie: Los persona- jes femeninos. Es inevitable echarse unas risas con la tontuela de Alex, la obsesiva y controladora Jane o la alocada y estrambótica Penny.  Lo peor: Intenta ser una mezcla de Friends y Cómo conocí a vuestra madre, pero se queda a medio camino.
 

Eastwick. Tres mujeres que no se conocen y que en apariencia no tienen nada en común, se reúnen una tarde junto a una fuente de los deseos. Sin saber por qué, una fuerza las atrae y se convierten en amigas de un día para otro. La llegada al pueblo de un misterioso hombre, apuesto y multimillonario, cambia sus vidas para siempre, coincidiendo con la aparición de poderes mágicos en cada una de ellas. Esta serie era la adaptación de la novela Las Brujas de Eastwick. Se estrenó en 2009 y únicamente tuvo una temporada y ya os avanzo que no tiene un final cerrado. Me apetecía ver una serie de brujas, pero ésta me dejó más bien fría, pues a lo largo de todos los capítulos ellas no parecen ser conscientes de sus poderes, más bien es la historia de la vida de tres amigas en un pueblo pequeño. Ellas no actúan como brujas buenas y mucho menos como brujas malvadas y perversas. Lo mejor de la serie: que la puedes dejar de fondo para que te haga compañía mientras estás sola en casa. Lo peor: Que es plana. No sucede prácticamente nada a lo largo de los 13 capítulos que enganche al espectador, sólo al final es cuando se empiezan a abrir tramas interesantes que, por supuesto, quedan inconclusas.


The tomorrow people. Ha sido el gran descubrimiento del otoño y rápidamente se convirtió en una de mis series favoritas, de aquéllas que te enganchan y verías un capítulo tras otro. Esta historia de ciencia ficción es la adaptación americana de una serie británica del mismo título estrenada a finales de los 70. Se ambienta en la actualidad y está protagonizada por Stephen, un adolescente que cree estar volviéndose loco porque escucha voces en su cabeza y se teletransporta sin darse cuenta. Todo cambia, cuando conoce a Cara y John, los líderes de "los tomorrow people", un grupo de gente evolucionada que entre sus poderes se cuenta la telepatía, la telequinesis y la teletransportación. Los tomorrow people viven ocultos, ya que una organización paramilitar liderada por el tío de Stephen los persigue para erradicarlos pues se les considera una amenaza para la raza humana. Stephen comprende que él es uno de ellos y decide entrar a trabajar para su tío en la agencia, será un agente doble que intentará proteger a sus nuevos amigos a la vez que investiga la misteriosa desaparición de su padre. Lo mejor de la serie: El ritmo que no decae a lo largo de la temporada y lo bien organizada que está la trama, que mantiene la intriga hasta el final.  Lo peor: Su cancelación. Aunque sólo tiene una temporada y su final es bastante cerrado, me hubiera gustado ver cómo se desarrollaba la trama que dejaron abierta para la segunda temporada.  
 

Killjoys. También serie de ciencia ficción, pero mucho más floja que la anterior. La trae la cadena Syfy y fue una de las novedades de este verano. De ella esperaba mucho más, así que de ahí mi gran decepción. El argumento pintaba muy bien: En un futuro lejano, se conoce como a killjoys a los cazarecompensas. El trío protagonista son dos hermanos y su capitana que trabajan como killjoys en un sistema planetario distante y políticamente inestable. Aunque intentan mantenerse imparciales, lo tienen complicado en unos momentos convulsos en los que se avecina una guerra de clases. Como os comentaba, ha sido una decepción, porque esperaba encontrarme con una serie más divertida y gamberra, algo más del estilo Guardianes de la galaxia. Lo mejor de la serie: La relación  de uno de los killjoys con su nave.  Lo peor: Se toma demasiado en seria a sí misma cuando es evidente que en decorados y efectos especiales es más de serie B.

Parade's end. Estamos ante una miniserie de cinco capítulos de la BBC y HBO protagonizada por Benedict Cumberbatch, Rebecca Hall y Adelaide Clemens. Antes de que me matéis, os diré que con Cumberbatch tengo una relación de amor-odio y en este period drama ganó el odio. No sé si fue por su actuación/personaje, pero la historia se me hizo bastante soporífera. Extraño, cuando el argumento tenía una pinta estupenda, pero me faltó algo más épico, dramático... Os pongo en anteceden- tes. Christopher descubre que la mujer con la que se casó le está siendo infiel y desconoce si el hijo que tiene con ella es suyo o no. No obstante, decide mantener las formas por honor y deber y no abandona a su adúltera esposa. Pero las cosas cambian, cuando en su vida se cruza una joven dulce y encantadora que lucha fervientemente por conseguir el derecho al voto de las mujeres. Poco después estalla la I Guerra Mundial y Christopher se alista en el ejército. Durante su periplo bélico, tendrá tiempo de pensar si se queda con su manipuladora esposa o escoge a la dulce sufragista. Lo mejor de la serie: las interpretaciones de Rebecca Hall y Adelaide Clemens y lo bien que se toca el tema del sufragismo femenino. Lo peor: la escasez de expresión en la interpretación de Cumberbatch y el ritmo narrativo.
 
 
Wayward pines. Esta serie le gusta mucho a la gente o la detesta. Personalmente, a mí me gustó, especialmente por ese final inesperado y agridulce. Wayward pines, creada por M. Night Shyamalan, cuenta con las interpretaciones de rostros populares en el cine:  Matt Dillon, Shannyn Sossamon, Carla Gugino, Juliette Lewis y Terrence Howard, entre otros. Dillon interpreta a Ethan Burke, un agente del servicio secreto que viaja con su compañero buscando a otros dos agentes desaparecidos. Tras un accidente de tráfico, Burke despierta solo en el hospital de la idílica localidad de Wayward pines. No tarda mucho en descubrir que no todo es tan perfecto, especialmente cuando no le permiten abandonar el pueblo ni comunicarse con el exterior. El sheriff y sus habitantes parecen estar confabulados, pero, ¿qué sucede en Wayward pines? ¿Qué ocultan todos ellos? Algunos dicen que una vez descubierto el misterio (más o menos hacia la mitad de la temporada) la serie pierde la gracia. Yo no lo creo así, yo estuve intrigada hasta el final pensando cómo iban a solucionarlo. Lo mejor de la serie: el giro argumental hacia mitad de temporada. Lo peor: Que la hayan renovado para una segunda temporada cuando meses antes habían anunciado su cancelación y ya habían dejado la trama bien cerrada. Me parece una buena historia para temporada única.
 
 
Como veis, han sido unos meses de los más variados entre comedias, dramas, ciencia ficción y misterio. De todas ellas, si tenéis que darle una oportunidad a alguna os recomiendo The tomorrow people y Wayward pines. Y para pasar un rato divertido sin más, Finales felices.
 
¿Habéis visto alguna? ¿Alguna de la lista entre vuestras favoritas? Contadme.


domingo, 27 de diciembre de 2015

'La Regenta' de Leopoldo Alas Clarín

Hacía años que La Regenta esperaba en mi estantería a que yo estuviera de humor para leerla. Los clásicos ingleses, rusos o franceses siempre tenían prioridad y había olvidado lo que se disfruta leyendo un buen libro escrito en lengua española, así que la novela quedó relegada al olvido. Todo apuntaba a que este año La Regenta, pese haberla incluido en el reto anual, se iba a quedar de nuevo pendiente, pero la lectura conjunta que organizó Carmen y amig@s me animó a dar el paso y superar mis miedos.
 
Sí, miedos, porque después de tantos años sin leer nada de literatura española, una se imagina que se va a encontrar ante un libro muy complejo y pesado, espeso en su lectura, de castellano antiguo, lleno de expresiones arcaicas y con historias que nos pillan ya muy lejos. Pero no, todo lo contrario. La Regenta se nos muestra como un libro atemporal, mucho de los temas principales están aún hoy en día de actualidad y otros no nos pillan tan lejos como se podría esperar. ¿Será que España no ha cambiado tanto como pensábamos?
 
El libro se publicó a finales del siglo XIX y causó un gran revuelo y escándalo en la sociedad de la época por sus críticas veladas al clero, a la política y a la moralidad de la población. Tanta polémica causó la historia, que a menudo fue vetada por los diferentes Gobiernos y censurada por el Obispo de Oviedo. Incluso se la llegó a acusar de plagio por algunas similitudes con la historia de Madame Bovary. No sería hasta mediados del siglo XX que La Regenta podría ser publicada sin sufrir ataques ni censuras. Pero, ¿qué tenía de morboso la historia de La Regenta?
 
 
La novela se ambienta en Vetusta, una ciudad de provincias que se identifica claramente con Oviedo. Ana Ozores es la protagonista de nuestra historia. Perteneciente a una familia de bien venida a menos, la joven tras quedarse huérfana de madre desde muy pequeña, sufre una educación muy confusa que condicionará mucho su futuro. Primero, a manos de una criada que intenta reprimir todos sus sentimientos y emociones; después a manos de su padre, un hombre tan liberal que no le pone ninguna cortapisa y deja que Anita descubra el mundo por sí misma sin ninguna guía y por último, a manos de unas tías solteronas, cuyo único objetivo es casar bien a Ana para tener ellas un buen porvenir. Tal es su confusión, que la joven acepta un matrimonio por conveniencia con don Victor Quintanar, un hombre mucho más mayor que ella a quién ve más como a un padre que como a un marido.
Pronto Ana se ve atrapada en una vida que no la satisface, llena de convencionalismos sociales, represiones y mucha hipocresía y sin poder satisfacer su mayor deseo, ser madre. Así no es de extrañar que a menudo sufra depresiones y ataques de ansiedad. Pero todo cambiará cuando dos hombres se crucen en su vida. El primero, Álvaro Mesía, un don Juan de pacotilla que se ha propuesto conquistar el corazón y algo más de la pura Ana compinchado con algunos miembros de la alta sociedad ovetense que envidian a la preciosa joven y que no ven el momento de hacerla caer en desgracia. El segundo es Fermín de Pas, un joven canónigo, quién en principio ejercerá como confesor y guía espiritual de la muchacha, pero que pronto no tardará en sentir algo más hacia ella, pese al celibato al que se comprometió. Ambos hombres se enfrentarán a menudo por el amor de ella hasta llegar a un desenlace con trágicas consecuencias.
 
 
La Regenta es un libro largo y complejo. A lo largo de sus páginas encontramos un montón de descripciones: de la ciudad y sus edificios más importantes y de sus habitantes. También se describe detalladamente cómo funcionaba el clero, el sistema político, el comercio, la economía de la época, los círculos culturales y sociales... Pero yo no lo encontré agotador, sino muy didáctico y ayudaba muchísimo a sumergirse de pleno en la historia y conocer las costumbres de la época. Esta novela, a parte de costumbrista, es también una novela de personajes. Por ella se dice que desfilan más de 100 personajes. No sé si vi tantos, pero muchos de ellos están tan bien perfilados que es como si uno los conociera de verdad, con sus aspectos buenos y con todas sus bajezas.
Con Ana Ozores, pese a ser la protagonista no congenié, era demasiado débil de carácter e inocente, voluble e influenciable. Con Álvaro Mesía me reí mucho, tan banal, presuntuoso y vanidoso, astuto a la par que perseverante. El canónigo posiblemente sea el personaje retratado con mayor profundidad. Con él, tuve sentimientos encontrados, porque a veces, sentía lástima de él, siempre bajo el yugo de la madre, de su deseo y ambición, condicionado por la Iglesia y sus restricciones; pero otras veces, lo detestaba, por ser él tan cruel, manipulador y despreciable. Su amor por Ana, aunque sincero y puro, no servía para redimirle y a menudo lo convertía en un ser aún más deleznable. Y don Victor Quintanar, ese esposo tan ajeno a lo que sucede en su casa, siempre centrado en sus cosas (la caza, sus inventos, sus colecciones, la poesía, las representaciones teatrales, la vida social...). Me recordó muchísimo a Don Quijote, siempre en su mundo de fantasía. Y por supuesto, esas tías solteronas, que aunque aparezcan poco en la historia, disfruté con ellas de lo lindo.
 
Mediante todo este amplio abanico de personajes el autor construye un fresco de la época y utiliza la forma de pensar y los actos de cada uno, para expresar su sutil crítica personal a la España de provincias de finales de siglo XIX. Primero a esa gran parte del clero corrompido, ambicioso, avaro, interesado y manipulador. Luego al Gobierno de la Restauración, al que critica por su corrupción y por su falta de escrúpulos. Y la alta sociedad es el blanco por su hipocresía, su maldad, su bajeza, su lujuria, su ociosidad y su falta de pretensiones.
 
 
En resumen, leer La Regenta ha sido una buena experiencia y me ha servido para acercarme de nuevo a nuestra literatura. He encontrado una historia de lo más completa tanto a nivel de personajes como de contexto histórico. La novela tiene un poco de todo: drama, comedia, tragedia... y uno siempre está sufriendo con Anita y el triángulo amoroso en torno a ella. ¿Será capaz de no sucumbir a las tentaciones pese a que todo confabula en su contra?
 
Os animo a que le deis una oportunidad. No temáis por la extensión. Al principio puede ser un poco confuso por el detallismo con el que se describe la ciudad y la gran profusión de personajes, pero una vez superados los primeros capítulos, uno queda atrapado por la intriga y la historia hasta el final.
 

lunes, 21 de diciembre de 2015

'Vivien Leigh. El alma de Scarlett' de Serge Mafioly


Vivien Leigh era una gran desconocida para mí. Sabía de ella que era la protagonista de Lo que el viento se llevó, una de mis películas favoritas, y poco más. Nunca había pensado en buscar más información sobre esta actriz ni ver alguna otra de sus películas. Hasta que un buen día de casualidad me topé con su biografía de segunda mano por dos euros y pensé que bien podía invertir ese dinero en conocer algo más de ella.
 
Leer sobre su vida ha sido todo un descubrimiento y toda una experiencia. Este libro me ha servido para conocer en profundidad a esta actriz y constatar que alguna de las cosas que sospechaba eran ciertas y a su vez, descubrir muchísimas más de las que no tenía ni idea. Serge Mafioly, el autor del libro, nos presenta un retrato de esta mujer tan completo y tan detallado que uno tiene la sensación de haber estado allí mismo, entre bambalinas, asistiendo al espectáculo de su vida, con momentos preciosos y otros tan horribles, que llega a ser bochornoso para el lector.
 
Leer este libro fue una auténtica delicia por la forma en la que está escrito. No es una simple correlación de hechos y fechas, sino que el autor nos trae un relato en forma de novela tan bien redactado que cuesta no leerlo de un tirón. Vivien Leigh era una mujer muy pasional, enérgica y complicada y eso se transmite en cada página. Uno enseguida queda atrapado por la historia e incluso llegué a pensar que su historia no tenía nada que envidiar a la de las heroínas de cualquier novela clásica.
"Siempre hubo en ella una dimensión trágica, incluso en sus momentos de felicidad más intensa", confió un día George Cukor.
Vivien Leigh nació en la India cuando aún era colonia británica. Poco años más tarde se mudó a Inglaterra donde recibió una educación más estricta y tradicional. Siendo muy joven tenía claro que sería actriz y luchó arduamente para conseguir su objetivo. Siempre conseguía todo lo que quería costase lo que costase y no le importó renunciar a su antigua vida para conseguir forjarse una carrera sólida y reconocida como actriz a la vez que conquistaba el corazón de su gran amor.
La joven actriz consiguió la fama y la notoriedad que buscaba, consiguió el éxito profesional y personal, pero también vivió momentos muy complicados y duros a lo largo de su vida, con una enfermedad que la atormentaba y que le impidió durante largos períodos de tiempo llevar una vida normal.
"...durante toda su vida, Vivien sería víctima de violentas crisis de angustia que la paralizaban y la proyectaban al borde del abismo y de la histeria. En esos momentos trágicos, nadie podía tranquilizarla. Totalmente enloquecida, se debatía como un pájaro prisionero. Rechazaba las manos que le tendían los que la querían, porque temía encontrarse sola".
Vivien Leigh era una mujer de carácter fuerte, muy temperamental, pasional y obsesiva. Era muy sociable, generosa y alegre, también muy trabajadora y exigente con todo lo que hacía. No obstante, también muy complicada, caprichosa, presumida, intransigente e insegura. Tenía muy claro lo que quería conseguir, pero temía perder lo que había logrado y le preocupaba mucho envejecer.
 
 
"Quienes la conocían por primera vez, se sentían sorprendidos por su personalidad "increíblemente felina", su andar suave y su rostro agudo, cuyos brillantes ojos parecían dos piedras preciosas y encantadoras."
 
 
Esta biografía es más que un recorrido por la vida de Vivien Leigh y un estudio de su compleja personalidad, también es un viaje por toda su carrera, con los numerosos papeles que interpretó en los teatros de medio mundo, desde Inglaterra, Croacia o su gira australiana. Cómo hicieron historia con sus interpretaciones de obras clásicas memorables y cómo luchó por conservar en pie algunos teatros históricos cuando en el Reino Unido se aprobaron leyes muy estrictas que preveían el cierre de esos edificios por no cumplir los requisitos. También se hace un repaso de sus papeles en el cine, los que le dieron reconocimiento de público y crítica y otros que quedaron eclipsados por mejores interpretaciones.
´
Con este libro, he aprendido un montón sobre la época en la que le tocó vivir a Vivien Leigh, se habla en detalle sobre el esplendor de Hollywood, la importancia de los teatros para dar a conocer a jóvenes talentos y cómo el estallido de la II Guerra Mundial trajo pobreza, miseria y escasez a todo el mundo, incluso a las estrellas del star system.
 
                                                                                                 
Vivien con sus dos pasiones: tejer y los gatos

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En definitiva, os recomiendo mucho la lectura de este libro. Personalmente he aprendido muchísimo con él. Me ha permitido conocer muchísimas cosas de una actriz que siempre me cautivó y a su vez me ha aportado mucha información sobre un contexto histórico que siempre me interesó, el que comprende los 50 primeros años del siglo XX. También me ha mostrado más directamente cómo funcionaba el Hollywood clásico y a su vez, también he hecho un viaje por muchos países: India, Inglaterra, Francia, Croacia, Australia, Estados Unidos, ...
 
Como veis, bien completito. :)

domingo, 6 de diciembre de 2015

Un paseo por la 'friki room'

La entrada de Minea en la que nos hacía un recorrido visual por sus estanterías y los maravillosos tesoros que albergan, me recordó que hace un tiempo me comentasteis que sentíais curiosidad por una habitación de casa a la que bautizamos como "la friki room". Os prometí que algún día os hablaría más sobre ella y ese día ya ha llegado. Primero os comento un poco sobre ella y luego aprovecharé también para enseñaros la mayoría de mis libros.
 
Posiblemente, la friki room sea mi habitación favorita en casa. La primera vez que entré al piso quedé prendada de esas cuatro paredes y automáticamente mi chico y yo supimos a qué íbamos a destinarla. Está apartada del resto de habitaciones, aislada junto al salón, ideal para ubicar mi biblioteca y reunir todas nuestras aficiones (libros, cómics, películas, ...),  teniéndolo todo a mano sin atiborrar el salón.
 
 
Empezamos el recorrido por la parte derecha de la habitación. Poco se puede apreciar, pero toda la habitación está pintada de un verde muy clarito y luminoso, muy alegre que contrasta con la ventana y el color de las estanterías. Tendréis que perdonar la calidad de alguna de las fotos, pero es que la luz en esa habitación no ayuda demasiado a sacar buenas instantáneas...  En fin, éste es uno de mis rincones favoritos. Me encanta pasar el rato en esa butaca. Frente a ella hay una estantería que concentra toda nuestra colección de DVD y blurays.
 
Aquí la tenéis con mayor detalle. Junto a ella hay otra estantería con la colección de videojuegos de mi chico.
 
 
 
 
El otro extremo de la habitación está dedicado a la biblioteca. Compramos una estantería esquinera que ocupa dos de las cuatro paredes y como los techos no son muy altos se pudo aprovechar al máximo todo el espacio. Como veis está bastante repleta que no atiborrada (aún me queda espacio libre por detrás para poner los libros a doble fondo XDD). Las estanterías blancas están ocupadas por la mayoría de mis libros, a cada extremo hay una estantería más estrecha con nuestros CD, en la parte superior está mi colección de tazas y en la estantería negra que se aprecia levemente a la derecha se encuentran los cómics y figuritas/estatuas de mi chico.
 
Si os parece, os enseño en más detalle el contenido de las estanterías. Como se intentó optimizar al máximo el espacio, los libros no tienen un orden establecido, cierta ordenación, sí, pero a veces no como a una le gustaría.
 
Para empezar mi colección de novelas rosa (etapa adolescente, qué queréis que os diga y a mucha honra XDD)
 
 
 
Una estantería que me gusta especialmente es la siguiente:
 
 
Tesoros de la infancia

 
En el hueco falta La Regenta (lectura actual)
 
 

 
Algunas de mis novelas favoritas
 

 
Biografías y libros sobre cine
 

 
En las siguientes, un poco de todo.
 
 

 
En la estantería de arriba voy dejando las nuevas incorporaciones que aún no he tenido tiempo de recolocar junto con mi colección de puntos de libro.
 
 
Un poco de manga (no soy muy aficionada, así que sólo tengo el par de mangas de los animes que me marcaron de pequeña)


 

 
Y por último, aunque os dije que queríamos el salón despejado de libros, tengo un pequeño estante junto a la tele donde dejo la novela que esté leyendo en ese momento y alguno que falte por reseñar en el blog.
 
 
Espero que os haya gustado este paseo virtual y haya satisfecho vuestra curiosidad. Si alguna foto no se ve suficientemente bien, me lo decís en los comentarios e intentaré ponerle remedio.
 
¡Feliz domingo!